La Marcha de las Piedras, un homenaje a los que murieron solos

Familiares y amigos de víctimas de Covid-19 recordaron en la Casa Rosada y la Quinta de Olivos, a los muertos sin amparo y sin duelo. Dolor con el Gobierno nacional por su manejo de la pandemia.

Una multitud silente se congregó en la Plaza de Mayo y la residencia de Olivos para depositar una piedra en y con el nombre de cada una de los casi 110.000 víctimas que el coronavirus se cobró hasta el momento, una suerte de acto fúnebre colectivo para atesorar el recuerdo de quienes murieron solos y confortar a quienes no pudieron despedirlos.

“Por los que se fueron, por los que no están” y “Una piedra por cada ser querido que perdimos”, son algunas de las frases que circulan y convocan por las redes sociales.

“Si no pudiste velar a tus muertos, si no pudiste acompañar a tus seres queridos en el momento de su muerte, si no te permitieron estar, trae tu piedra a la #MarchaDeLasPiedras, que todos juntos los vamos a honrar”, es uno de los mensajes que circuló en redes.


La propuesta de las piedras está relacionada con la tradición judía de colocar rocas sobre las lápidas de los seres queridos para que perduren en el tiempo. A diferencia de las efímeras flores de la costumbre católica, una tumba con una piedra indica que ese lugar fue visitado y el muerto homenajeado y recordado.

La organización de la marcha cobró fuerza en los últimos días cuando se conocieron las fotos del festejo del cumpleaños del año pasado de la primera dama, Fabiola Yáñez, en Olivos, con invitados, en medio de las restricciones obligatorias que regían por el aislamiento y que alejaron a familias y causaron grandes daños en las economías.

Tanto en las rejas del perímetro de Casa Rosada como en la vereda de la residencia presidencial de Olivos, se colocaron carteles y pancartas con duros mensajes contra el Gobierno. En ambos lugares, los manifestantes entonaron el Himno nacional, en medio de fuertes operativos de seguridad, con vallas, efectivos policiales y hasta camiones de bomberos.

La marcha a Plaza de Mayo contó con la presencia de dirigentes de la oposición, aunque fue en las redes donde circularon mensajes emotivos como “Mi viejo fue una abeja en la colmena, las manos limpias, el alma buena”.

“A los miserables que insultan a #LaMarchaDeLasPiedras quiero decirles que la congoja y el llanto que hay ahora en la Plaza, nos calan los huesos. Lejos de ser una fiesta, se trata de un velatorio colectivo, que fue exactamente de lo que nos privaron”, subraya otro.

“Esto es lo más parecido al velorio que no nos dejaron tener”, dijo Marcela a una señal de noticias: “Mi alma no puede perdonar, no hay derecho a lo que hicieron”, se decía entre llantos mientras explicaba que llevaba consigo una vela “con esencia de valinilla”, tal como le gustaba a su hermana muerta por la pandemia.

Una foto en la red social twitter de una piedra con un nombre resumía: “Ya no son un número”.