¿Será ley el Alcohol Cero?


La Comisión de Transporte de la Cámara de Diputados de la Nación volverá a reunirse el próximo 23 de agosto para avanzar con la iniciativa de Alcohol Cero al volante que prevé la modificación del artículo 48 de la ley 24.449 o Ley de Tránsito para prohibir la conducción de vehículos en la vía pública con cualquier concentración de alcohol por litro de sangre, equiparando a los conductores de vehículos destinados al transporte de pasajeros y de carga al resto de los conductores.

Esta modificación llegaría a 25 años de la entrada en vigencia de la norma que prohíbe conducir con una alcoholemia superior a 500 miligramos por litro de sangre, y tras nuevos estudios que indican que esa norma se encuentra desactualizada luego de la demostración de que conducir un vehículo con una concentración de alcohol en sangre entre 0.1 y 0.5 g/l genera un riesgo tres veces más alto que un conductor sobrio.

En este sentido, el 9 de agosto se reunieron el director Ejecutivo de la Agencia Nacional de Seguridad Vial, Pablo Martínez Carignano y representantes del colectivo Madres del Dolor quienes coincidieron en que los datos de la realidad son concretos y que es necesario poner fin a esta situación que genera entre 14 y 20 muertes diarias por siniestros viales.

Esta situación afecta en su mayoría a jóvenes entre 15 y 34 años y seis de cada diez víctimas son usuarios vulnerables de la vía pública.

Por su parte, la vicepresidente de la Comisión de Transporte de la cámara baja, la bonaerense del Frente de Todos Jimena López señaló que “en Argentina ya son diez las provincias y más de veinte los municipios que han prohibido la circulación en vía pública con alcohol en sangre y las estadísticas refuerzan el sentido de la modificación propuesta, puesto que ha quedado demostrado no solo la reducción de siniestros viales, sino que además se ha reducido notablemente el consumo de alcohol de los conductores”.

“Respecto de la experiencia internacional, podemos citar a países vecinos como Brasil, Paraguay y Uruguay que ya han implementado políticas de alcohol cero al volante y los resultados han sido tan prometedores como los conseguidos por las provincias argentinas que lo han implementado. Por todo ello es que vamos a insistir por la modificación de la ley de tránsito. Es imperiosa la necesidad de la prohibición de consumo de alcohol para quien conduce en la vía pública lo antes posible”, explicó.

La Organización Mundial de la Salud estima que el 23,8 por ciento de los siniestros viales son provocados por presencia de alcohol en sangre y los propios datos de consumo del alcohol en la ciudad de Buenos Aires demostraban que el 23,8 por ciento de los conductores que participaron en un siniestro vial tenía alcohol en sangre, y el 83 por ciento lo poseía en concentraciones entre 0,01 y 0,5.