¿Fin de tregua y regresan los acampes piqueteros?


Los movimientos sociales no alineados con el oficialismo se preparan para volver a la calle y se aprestan a votar el próximo jueves en el Obelisco porteño un plan de lucha en el marco de un encuentro del que participarán unos cinco mil delegados que buscarán cómo responder a los anuncios de ajuste y auditorias en los programas.

Desde el Polo Obrero plantearán un acampe de tres días cuyo emplazamiento sería frente al Ministerio de Desarrollo Social o en la Plaza de Mayo con la idea de mostrar fuerza y volver a visibilizar su agenda ausente de las conversaciones y los medios.

Entre las principales inquietudes de los movimientos sociales no cooptados por el gobierno de Alberto Fernández aparece el futuro del programa Potenciar Trabajo de cual a principios de septiembre, el Ejecutivo desvinculó a 40 mil beneficiarios que también cobraban Becas Progresar, una decisión que ven como una nueva traba para los jóvenes de los sectores más marginados y que fue.luego, descartada..

Además, habrá un nuevo rechazo al acuerdo con el FMI, así como también reclamos de soluciones ante el aumento del trabajo no registrado, la pobreza estacionada en el 40 por ciento y la necesidad de refuerzos de alimentos para comedores y merenderos barriales.

Se descarta que las medidas de fuerza no se limitarán a las calles porteñas sino que también habrá movilizaciones en el resto del país y cortes en rutas nacionales.

Los acampes podrían suceder a partir del 26 de septiembre para fijar posición frente a sus contricantes históricos como la CGT pero también de dirigentes sociales alimentados a dinero público con lo que había entablado diálogo como Juan Grabois.