Con necesidades dispares, Los Andes y Temperley reeditan el clásico

El Milrayitas y el Celeste se cruzarán por la fecha 22 este sábado, desde las 13:05, en Lomas de Zamora. En la previa, Sebastián Valdez y Cristian Paz anticiparon un encuentro que califican como “fundamental” para lo que resta del torneo.

Luego de cinco años, Los Andes y Temperley se vuelven a enfrentar en un momento decisivo de la temporada para ambos. Sumergido en la pelea para mantener la categoría pero con una seguidilla de cinco partidos sin perder (dos triunfos consecutivos) el Milrayitas recibirá por la fecha 22 este sábado, a partir de las 13:05, al Celeste que busca un triunfo ante su clásico rival para meterse de lleno en las posiciones de Reducido.

Ambos llegan con un buen andar ya que los de Juan Carlos Kopriva superaron como visitante 1-0 a Instituto, en tanto que el Gasolero hizo lo propio con Atlético Rafaela (2-1) en el Alfredo Beranger.

En la antesala de uno de los clásicos más importantes del sur, Sebastián Valdez, marcador central del albirrojo y Cristian Paz, también defensor de la visita, visitaron el Laboratorio de Medios de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora (UNLZ) para dialogar con Info Región y anticipar un cruce al que apuntan como bisagra de cara a sus objetivos a final de temporada.

– Después de tanto tiempo sin jugarse, ¿Cómo se vive la semana previa a un clásico?

S.V: Hace bastante que no se juega el clásico y al igual que la gente nosotros lo tomamos con ansiedad y ganas de jugarlo. Por otra parte tenemos que saber que son dos realidades distintas en la que nos jugamos la permanencia y ellos otra cosa. Asimismo es un partido aparte que lo tomamos con toda la seriedad.

C.P: Tuvimos una semana un poco más tranquilos porque la realidad nuestra es distinta, aunque tenemos toda la ansiedad por jugar este partido. Tenemos la obligación de ganar para estar prendidos al Reducido y será un encuentro muy importante.

– ¿Tiene un condimento extra al ser un partido que no se disputa hace cinco años?

S.V: Hace mucho tiempo que no se juega. Yo estaba en el plantel cuando se jugó el último, me tocó vivirlo de afuera. Se dicen muchas cosas pero para nosotros no deja de ser un partido de seis puntos.

C.P: Cuando arrancó el torneo y vimos el fixture queríamos que llegue ya. En lo personal vengo de inferiores de Temperley y siempre me gustaron estos partidos. Nunca me tocó disputarlo en Primera pero sé que es muy importante para ambos.

– Son dos jugadores surgidos de las inferiores, ¿lo viven de otra manera?

S.V: En mi caso vivo desde chico esta rivalidad. Uno tiene sentido de pertenencia por el club y se toma de manera especial. En el último clásico en nuestra cancha me tocó ir al banco y lo perdimos. Ahora si Dios quiere estaré dentro de la cancha y tratando de disfrutarlo al máximo.

C.P: Tengo pocos recuerdos del último encuentro, pero por el sentido de pertenencia se palpa de otra manera este partido. Es la primera vez que me tocará jugarlo, quiero vivirlo de la mejor forma y esperemos que sea con una alegría para nuestro lado.

– Para uno y otro lado, ¿Qué significa el marco que habrá el sábado en el Gallardón?

S.V: Es una motivación extra. También puede ser un arma de doble filo porque si las cosas no se dan, la gente en algún momento hace sentir su disconformidad lógica. Queremos que en este caso las cosas se den para encontrar un buen resultado.

C.P: Es difícil porque uno siempre quiere jugar con su gente y sentirse acompañado. Vamos a tener que hacernos fuertes los que estemos en la cancha el sábado y hacernos sentir para que el marco no nos pueda desconcentrar. Sabemos que hay muchos hinchas de Temperley acompañando desde sus casas por lo que daremos el máximo.

– ¿Las realidades distintas que atraviesan pueden influir en el juego?

S.V: Casi todo el campeonato estuvimos peleando el descenso. Hoy atravesamos otra realidad, no nos es esquiva esa problemática pero en las últimas fechas mostramos otra cara y salimos de la zona más baja. Este partido es aparte porque va más allá de lo táctico y numérico, sino que se juega con intensidad y las ganas.

C.P: Un clásico es un partido aparte, más allá de que nos jugamos cosas importantes. Pese a las realidades, todos daremos el máximo y buscaremos los tres puntos.

– Desde el juego, ¿Dónde pueden estar las claves?

S.V: Buscaremos sostener lo hecho. Queremos llegar con gente al área, aunque somos conscientes que en estos partidos te olvidas de lo táctico y a veces se juega más con la actitud y el corazón.

C.P: La clave será seguir como veníamos. Con la tenencia de pelota y descansar de esa forma, en el momento de atacar abrir la cancha y lastimar por los costados.

– Pensando a futuro, ¿cuánto puede influir un buen resultado en su confianza?

S.V: No solo son tres puntos ya que te da un envión anímico muy importante para lo que viene. Después nos tocará esperar a ver cómo les va a nuestros rivales directos, pero si este encuentro sacamos un buen resultado, no estaremos salvados, pero sí muy cerca.

C.P: Es fundamental ganar este encuentro porque es un envión anímico para el tramo final del torneo y en nuestro caso ingresar al Reducido, sumado a la confianza que nos puede otorgar.

Previo Estatales convocaron a un paro para pedir la reapertura de paritarias
Siguiente “La clase trabajadora vive una verdadera penuria”, alertó Yasky