El teatro Roma renueva la cartelera: Dolina, Tarascones y Tango Hembra

El teatro de Avellaneda renovó la cartelera y presenta varias propuestas para disfrutar de una noche distinta.

El Teatro Roma de Avellaneda, ubicado en Sarmiento 109, renovó la cartelera para los amantes del teatro, la música y la crítica. Desde hoy y hasta el 4 de agosto las propuestas incluyen a Alejandro Dolina con “La venganza será terrible”, el espectáculo teatral “Tarascones”, “Tanto Hembra” y “La suerte de la fea”.

Tango Hembra. Es un colectivo de mujeres feministas, hacedoras de la escena cultural tanguera argentina (músicas, intérpretes, comunicadoras, bailarinas, poetas, investigadoras y gestoras culturales), que busca poner en valor el importante trabajo cultural y artístico realizado por mujeres y disidencias generando un espacio igualitario de oportunidades para todes.

Se presenta hoy a las 20.30. La entrada es libre y gratuita. Se puede retirar hasta las 20.

Tarascones. Se presenta en el marco del ciclo Bien De Mujeres.Es una obra de Gonzalo Demaria, con dirección de Ciro Zorzoli; con Paola Barrientos, Alejandra Flechner, Marcela Guerty y Susana Pampin.

“Como tantas otras tardes, Zulma, Martita y Estela se reúnen en casa de Raquel a compartir un té con masas, charlar y jugar a la canasta. Pero un suceso inesperado cambiará su ritual para siempre. Un crimen transformará el living de Raquel en la hoguera en donde habrán de ejecutar a la hechicera culpable”, es la propuesta de esta comedia negra con trasfondo de policial dislocado, a la que se suma la particularidad de estar hablada en verso.

Se exhibe el 1 de agosto a las 21. La entrada general tiene un costo de 120 pesos. Aquellos que deseen ahorrar y sean amantes del teatro pueden adquirir el Pasaporte Roma. “Una función $120, dos funciones $170, tres funciones $200 y la cuarta es gratis”, advierten.

Alejandro Dolina. Presenta “La Venganza Será Terrible” el 2 de agosto a las 21. La entrada tiene un costo de 120 pesos.

La suerte de la fea. A comienzos del siglo 20 eran frecuentes en Buenos Aires los bares con atracciones. Un público mayormente masculino que bebía en los reservados escuchando –pero sobre todo mirando– a aquellas singulares Orquestas de señoritas. Mujeres jóvenes y atractivas con ropas sensuales que se movían a la cadencia de su propia música.

Exponían allí, en pequeños escenarios como vidrieras su gracia y belleza, pero no tocaban en realidad, hacían sólo el remedo, pura mímica sensual de ejecución. Las intérpretes auténticas, músicas con talento y solvencia, pero sin la edad o los atributos de belleza necesarios, tocaban escondidas tras los telones o en el foso, ejecutando cada uno de esos instrumentos que ellas, las figurantas, las hermosas, simulaban tocar. Esta es la historia de una de esas feas. Y de su suerte.

Se presenta el 3 de agosto a las 21.

Previo Fernández prometió volver a crear el Ministerio de Ciencia y Tecnología
Siguiente Los Andes: Triunfo por duplicado en el Gallardón