Feriantes de la Salada marcharán mañana al puente de La Noria

Se concentrarán a partir de las 8 de la mañana. ¿Cortarán el puente?

Foto: Twitter.

Un grupo autoconvocado de feriantes y trabajadores de La Salada anunció que mañana, 20 de mayo se concentrará en Puente de la Noria para marchar hacia la zona que alberga a las tres ferias que permanecen cerradas desde la vigencia de los decretos de nacesidad y urgencia que restringen la movilidad a causa de la segunda ola de coronavirus.

Bajo la consigna “en reclamo a nuestro derecho al trabajo”, este grupo invita a sumarse a la “lucha” para lograr algún mecanismo que permita la reapertura de las ferias Punta Mogote, Urkupiña, Ocean y Rivera Sur, entre otras. Mientras tanto, no se sabe con certeza si no decidirán intentar un corte total o parcial del puente sobre el Riachuelo que une Lomas de Zamora con la ciudad de Buenos Aires.

El reclamo no es nuevo y ya el sábado 1 de mayo alrdedor de 20 puesteros atendieron en la feria de Rivera Sur, lindera al Riachuelo, pese a contar con una intimación previa del Municipio de Lomas de Zamora, y al anuncio de los administradores de las feria que manifestaron que acatarían las medidas que dispusieran las autoridades.

De ese modo, mientras los centros tradicionales de La Salada, como Punta Mogote, Urkupiña y Ocean, permanecen cerrados, entre las vías del ferrocarril Belgrano Sur y la calle Claudio de Alas algunos se animaron abrir hasta que desde el municipio lomense clausuraron un local y le llevaron mercadería a un puestero que se había instalado con mantas en la vereda.

Quienes conocen la geografía de este sector de la economía explican que a los puesteros pequeños que tienen una economía a escala familiar y de subsistencia, las restricciones los obligan a ensayar este tipo de medidas, mientras que quienes trabajan en las ferias grandes sólo son rentables cuando llegan los micros con compradores de todas partes del país, un servicio que, por ahora, está suspendido.

Es por eso que en la zona abrieron ferias comunitarias, principalmente de manteros, que “hacen la diaria” al menudeo y con compradores de las cercanías como la que se instaló en los alrededores de Rivera Sur o en la Avenida Olimpo.