Al final, las pruebas Aprender se tomarán en 2021

Pese al anuncio oficial del aplazo de la evaluación censal a todas las escuelas para 2022, se resolvió concretarlas en diciembre.

Tras dar marcha atrás con el anuncio de tomar la pruebas Aprende durante el próximo abril, el Gobierno Nacional finalmente realizará durante 2021 el censo nacional que evalúa los aprendizajes de los estudiantes y la sistematización de información que ya habían postergadas en 2020 por la no presencialidad en las escuelas.

Pese al anuncio oficial del aplazo de la evaluación censal a todas las escuelas para 2022 y tomar una prueba muestral a tan solo una selección de colegios, esta mañana se resolvió por unanimidad de los ministros de las 24 jurisdicciones argentinas, quienes se reunieron en la 107° Asamblea del Consejo Federal de Educación para avanzar en el Plan Nacional de Evaluación 2021-2022.

Con el cambio de planes, todas las jurisdicciones votaron a favor en la sesión del Consejo Federal de Educación que se está desarrollando en este momento. Incluso la Ciudad de Buenos Aires, Mendoza y Córdoba, cuyas autoridades habían cuestionado la primera intención del gobierno nacional, dieron el visto bueno a la resolución.

Fue el ministro de Educación Nicolás Trotta quien presentó a sus pares provinciales un programa de evaluación que contempla la medición de aprendizajes en todas las escuelas que dispone que en diciembre de este año se aplique la prueba de aprendizajes en matemática y lengua a todos los alumnos de sexto grado de todas las primarias del país mientras que, a su vez, se llevará a cabo un examen muestral en otras materias.

El operativo solo incluirá a alumnos de primaria, mientras que los estudiantes del último año de la secundaria afrontarán las pruebas en 2022 pese a que el ministro Trotta había prometido evaluar tanto a la primaria como a la secundaria en 2021, para tener una visión completa del impacto de la suspensión de las clases presenciales en el proceso de aprendizaje en ambos niveles.

Antecedentes preocupantes

Los últimos baremos para medir el desempeño escolar disponible es de 2019 ocasión en las que se realizaron las últimas pruebas Aprender tomadas, mientras que en 2018 se llevaron a cabo las pruebas internacionales PISA.

En esa última prueba Aprender se mensuraron los conocimientos de Matemática y Lengua adquieridos por los alumnos del último año de la secundaria con reusltados alarmantes.

En Matemática el nivel de los estudiantes empeoró respecto a la prueba anterior y se estableció que sólo el 28,6 por ciento alcanza un nivel satisfactorio. Es decir que siete de cada diez estudiantes secundarios salieron al mundo con apenas algunos conceptos básicos de la disciplina y una mínima capacidad para resolver cálculos muy sencillos.

En ese escenario un preocupante 42,8 por ciento se ubicó “por debajo del básico”.

Por su parte, en las pruebas PISA, que se toman a estudiantes de 15 años de distintos países, Argentina no logra mejorar su performance desde 2006. La última edición expuso que más de la mitad de esos alumnos no comprende las cuestiones básicas de un texto y que siete de cada diez aún no pueden resolver un cálculo sencillo.

En esa ocasión, Argentina quedó en el puesto 63 sobre los 77 países evaluados en un ranking en el que la única constante es perder posiciones. Con respecto a América Latina sólo tiene por debajo a Panamá, país con el que comparte la categoría Standalone del MSCI, República Dominicana, y apenas por sobre Perú, que años atrás tenía desempeños mucho más bajos.

Esos mismos resultados alejan a Argentina de Chile, que lidera la tabla regional, y de otros países que edición tras edición mejoran su performance como Uruguay, Costa Rica y México.

El estudio de 2018, el foco principal del estudio estuvo puesto en la comprensión lectora y se concluyó que el 52 por ciento de los alumnos argentinos de 15 años no pudo “identificar la idea principal en un texto de longitud moderada, encontrar información basada en criterios explícitos, ni reflexionar sobre el propósito y la forma de los textos”, mientras que casi el 26 por ciento alcanzó esa comprensión básica.

Apenas el un alumno de cada cien alcanzó el mejor resultado posible en lectura.