El Papa pedirá perdón por los abusos a indígenas perpetrados en instituciones religiosas de Canadá

Será el motivo central del viaje, que emprende mañana. Hace algunos años aparecieron fosas comunes en inmediaciones de esas escuelas residenciales.

El Papa iniciará mañana una gira de seis días a Canadá, en un viaje en el que mostrará su “indignación y vergüenza” a los pueblos indígenas locales por los abusos que sufrieron en las escuelas residenciales para jóvenes gestionadas por instituciones cristianas entre fines del siglo XIX y la década de 1990, y que decidió mantener pese a que continúa con la recuperación en su rodilla derecha.

Francisco partirá mañana a las 9 de Roma (4 de Argentina) en un Airbus A330 de Ita Airways en el que será su viaje número 37 como Papa fuera de Italia, con el que recorrerá 19.246 kilómetros para visitar Edmonton, Quebec e Iqaluit en una visita que el propio pontífice calificó como un “peregrinaje de penitencia”.

Durante los seis días de la visita, Jorge Bergoglio pronunciará nueve discursos, todos en español, la mayoría centrados en la reconciliación de la Iglesia con los pueblos indígenas canadienses tras los abusos de todo tipo cometidos en los 139 internados del país, de los que unos 40 fueron gestionados por instituciones cristianas, incluidas asociaciones católicas.

La llegada del Papa al país norteamericano para pedir perdón a las familias de las víctimas y a sobrevivientes, que tendrá por lema “Caminando juntos”, había sido uno de los 94 pedidos explícitos que reclamó en 2015 la Comisión para la Verdad y la Reconciliación (TRC, por sus siglas en Inglés) que, con participación de representantes indígenas, instituyó el Gobierno canadiense para documentar la historia de sufrimientos en los internados cristianos.

Además del pedido de perdón a los pueblos Inuit, First Nations y Métis, el Papa afrontará otros temas de interés compartidos con las poblaciones indígenas, como es el cuidado del ambiente.

Cerca de 150.000 niños canadienses pasaron por los 139 internados desplegados en todo el país entre 1883 y 1996, de los que unos 50 fueron gestionados por instituciones cristianas, y sufrieron abusos de todo tipo, incluida la muerte de al menos 4.000 residentes de las escuelas con las que el Estado buscaba occidentalizar sus costumbres. La elaboración del informe, en el que se describe como “genocidio cultural” al plan sistemático para eliminar las costumbres indígenas, se hizo luego de seis años de escuchas de más de 7.000 testimonios de sobrevivientes de los internados, muchos de los que se encontrarán con el Papa en Canadá, y fue impulsado por la TRC.

Financiados con pocos recursos por el Estado canadiense, los internados ofrecieron condiciones de vida poco dignas para los niños nativos, con índices de enfermedades como la tuberculosis que más que duplicaban al resto del país, denunció la TRC. Además de los abusos, en los últimos años la aparición de fosas comunes en los terrenos de varios internados volvió a poner el tema en el centro del debate.

El viaje del Papa se da además después de los encuentros que Francisco tuvo en el Vaticano a fines de marzo e inicios de abril con representantes de los Métis, Inuit y First Nations, en los que evidenció su “vergüenza” por el rol de la Iglesia en los internados y lanzó un primer pedido de disculpas que será ahora reforzado en suelo canadiense.