El crudo relato de Valeria del Mar Ramírez: fue violada sistemáticamente en el Pozo de Banfield

Los abusos ocurrían todos los días e incluso amenazaron con utilizar una rata para las vejaciones.

Valeria del Mar Ramírez

En el marco de la audiencia 88 de Juicio Brigadas se escucharon testimonios de tres sobrevivientes. Valeria del Mar Ramírez, la primera mujer trans en presentarse como querellante en este proceso que se sigue por delitos de lesa humanidad cometidos en centros clandestinos de detención emplazados en la zona sur del Conurbano, brindó un relato desgarrador. Fue violada sistemáticamente e incluso amenazaron con utilizar una rata durante las vejaciones.

Además de Valeria, declararon ante el Tribunal Oral Federal (TOF) 1 de La Plata (conformado por Walter Venditti, Esteban Rodríguez Eggers y Ricardo Basilico) los sobrevivientes Santos Boria y Eduardo Castellano, quienes también brindaron detalles de su detención y las torturas a las que fueron sometidos.

juicio 1

El primer testigo fue el sobreviviente Santos Boria, quien precisó que fue trasladado al Pozo de Quilmes donde fue torturado. Fue secuestrado en Claypole (partido de Almirante Brown) en septiembre de 1977 y liberado en febrero de 1978.

Ana Oberlin, representante del Ministerio Público Fiscal, fue la encargada de hacer las preguntas. El testigo explicó que ingresaron por un portón de chapa e “inmediatamente” lo empezaron a torturar. Las preguntas que le hicieron durante la sesión de tortura tenían que ver con personas que trabajaban con el en la fábrica de Peugeot. “Me hicieron sacar la ropa, me ataron a una especie de mesa y me torturaron con la picana eléctrica”, detalló.

Fue trasladado, luego, al tercer piso del Pozo donde fue alojado en un calabozo solo. “Había otras personas más abajo, pero en ese piso estaba yo solo”, comentó. Una vez que fue liberado, se fue a vivir a Italia, donde tenía parientes, y aún permanece allí.

santos
Santos Boria

Eduardo Castellano, también sobreviviente, fue el segundo testigo. Fue secuestrado a fines de enero de 1976 y estuvo detenido en El Infierno de Avellaneda. Un grupo de seis personas “sin identificación” ingresaron durante la madrugada a su vivienda.

“Yo vivía en Tucumán y tuve que venirme porque era muy fuerte la persecución. Un montón de trabajadores de la universidad tuvimos que venirnos para Buenos Aires. Vivía a cuatro cuadras del centro de detención, abajo de la casa de una pareja, y se ve que vieron unas revistas que tenía, una del ERP y otra de Montoneros, y también tenía una máquina de escribir”, explicó.

Ni bien llegó, fue a una “sala de tortura”. “Me desnudan todo, me ponen en un catre, me atan las dos manos y los dos pies en las patas de las camas. Me ponen un cable en el dedo gordo del pie. Ponían una música para que los gritos no se escucharan en la calle. La picana eléctrica era como una radio, de esas antiguas, con un cable. Era un mango con un cable, de donde salían chispitas de corriente. Primero me tiraron agua y después me fueron torturando”, detalló. “Había un médico que decía ´ya está, ya está, no le den más porque se va a ir´”, recordó.

“Vi que llevaron a tres chicas embarazadas, con las manos atadas con alambre, también vi a dos señoras grandes. Venían los bomberos de Avellaneda, que traían los tachos de comida, y los policías que estaban ahí decían que a las extremas había que llevarlas a la maternidad. Cuando a mi me llevan al Pozo de Banfield, me enteré que las llevaban ahí para que tengan el bebé”, aseguró, y dio algunos nombres de los efectivos de la Policía bonaerense que estaban en la Brigada de Investigaciones de Lanús. “Todos sabían lo que sucedía”, apuntó.

Recordó que en el Pozo de Banfield estuvo detenido unos 15 días y siempre estuvo solo, pero en los calabozos vecinos sí había gente. “Había una chica que golpeaba y preguntaba si había alguien”, recordó ante el TOF 1 de La Plata y las partes. Recuperó la libertad en 1984, tras recorrer varios lugares; entre ellos, los penales de Caseros y Devoto.

Las querellas de Abuelas de Plaza de Mayo y la Municipalidad de Avellaneda hicieron consultas. “Me hizo acordar a lo que los nazis hacían con los judíos porque las chicas tenían ropa de trabajo y un cartelito”, comentó Castellano, respecto a las mujeres embarazadas tras la consulta de Coleen Torre. Precisó que estuvieron un día y reiteró que no entiende por qué nadie declaró sobre estas chicas. “Yo las vi”, insistió.

Claudio Yacoy hizo una pregunta en torno al centro clandestino de detención y el sobreviviente se quebró al recordar el recorrido que hizo por El Infierno en el marco de una inspección ocular. “En este lugar, le digo al jefe de policía que estaba ahí, torturaban a mucha gente que quizá hoy está desaparecida”, recordó sobre esa situación, ya que en lo que había sido la sala de torturas vivía un efectivo. Como vivía cerca del centro clandestino, pudo dar precisiones de obras que se realizaron para acondicionar el espacio para el objetivo que le iban a dar los represores. Se realizaron antes del 24 de marzo de 1976.

“Estoy preocupado de lo que pueda llegar a pasar, pero no tengo miedo. Mi deseo es hacer justicia por esos compañeros y compañeras que hoy no están. Somos la voz de ellos”, sostuvo en el cierre del testimonio, y lamentó que muchos testigos no declaren por miedo.

El defensor oficial Gastón Barreiro marcó una contradicción en la declaración del testigo respecto de la presencia de un médico e intentó leer el documento del Juicio de la Verdad, pero el Tribunal decidió no cotejar las contradicciones, luego de que la Fiscalía manifestara su oposición y se sumaran varias querellas; entre ellas, Justicia YA y la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires. La decisión la tomaron los jueces durante un breve cuarto intermedio. “El nombre ya se conocía ahí, en el Pozo de Banfield me enteré que era el partero y revisaba a las chicas, pero en El Infierno ya se hablaba”, respondió el testigo ante la continuidad de las preguntas de la parte defensora, Pablo Beltracchi en esta oportunidad. Así confirmó la presencia de Jorge Antonio Bergés allí.

En una reflexión final, Castellano apuntó contra el ministro de Seguridad de la Provincia, Sergio Berni, y advirtió que “la conducción de la Policía bonaerense es un descontrol” y “las cosas no cambiaron”. Andrés Núñez, Julio López (ambos desaparecidos en democracia) y Lolo Regueiro (murió durante una brutal represión en la cancha de Gimnasia y Esgrima La Plata recientemente) fueron los nombres a los que mencionó Castellano para justificar su reflexión.

Por otro lado, manifestó que “los genocidas tienen que ir a la cárcel común” e hizo un pequeño homenaje a Hebe de Bonafini, quien falleció el domingo pasado y cuyos restos descansarán en la Plaza de Mayo.

El presidente del Tribunal, Ricardo Basilico, preguntó si quería una custodia distinta de la Policía de la provincia de Buenos Aires y el testigo recordó que había rechazado esta medida cuando declaró en el Juicio de la Verdad. “Si yo llego a sentirme presionado o pienso que me van a hacer algo, tengo a donde dirigirme”, respondió, y agradeció la disposición del tribunal. “En caso de necesitarla, le pedimos que de manera inmediata nos lo haga saber al tribunal e inmediatamente tomaremos las medidas pertinentes”, replicó el presidente del TOF, quien anunció que se dará curso a una investigación a partir de los amedrentamientos denunciados por el testigo en la previa a la declaración en el Juicio de la Verdad.

castellano
Eduardo Castellano

Valeria del Mar Ramírez fue la tercera en prestar declaración. Su testimonio visibiliza el ataque a la comunidad travesti-trans durante los años de plomo. Ella estuvo 14 días en el Pozo de Banfield, donde fue torturada y violada sistemáticamente, no sabe por cuántas personas.

“Estuve privada de mi libertad. Yo trabajaba en Camino de Cintura (Ruta 4) entre Seguí y la rotonda de Llavallol. Mi trabajo era ejercer la prostitución”, se presentó, y explicó que fue detenida en dos oportunidades: a fines de 1976 y principios de 1977. En el primer caso, según dijo, fue una razzia y algunas de las personas detenidas (14) fueron a la Comisaría de Llavallol y otras a Banfield. Un patrullero las trasladó. La primera detención fue por dos días.

Y continuó dando precisiones de la segunda detención: “Para un Ford Falcon, nos agarran del brazo y nos meten”, recordó, y precisó que fue trasladada a Banfield. “Acá tienen las cachorras que pidieron”, dijo uno de los represores a otros que estaban en el predio. Ella estaba con una compañera, Romina. “No sabíamos por qué estábamos ahí. Después vinieron dos policías que me violaron, después de darme algunos golpes. Tuve que tener relaciones con los dos, anal y bucal”, detalló.

“Me mostraban el plato y me mostraban el miembro. ´Chupamela un poco y te doy el plato´, me decían. A veces, lo hacía”, explicó, pero señaló que en otro momento se “rebeló” y se negó. Para sobrevivir, tomaba agua que había conseguido pero cuando lo descubrieron le sacaron la botella al grito de “puto, te hacés el vivo”. “Después vinieron cuatro y me violaron. Y así, venían hasta que un día aparecieron y me sacaron para el lado izquierdo. Me llevaron a un lugar con colchones y vinieron otros tres y me violaron también. Preferiría que Dios me lleve, no sabía qué hacer. Lo peor fue que otro día me pusieron un pedazo de madera, eran seis que se reían mientras yo gritaba y pedía auxilio“, manifestó. Incluso, la amenazaron con “una rata o una laucha”. “Siguen viniendo todos los días, tres o cuatro, para violarme. Estaba agotada de llorar y de gritar”, dijo.

Contó también que escuchó el nacimiento de un bebé y a la madre la enviaron a limpiar “la mugre” del parto. Pudo estar con ella unos segundos pero no sabes su nombre ni si era una niña o un varón el recién nacido. “Cuando salgo, veo que el policía tenía el bebé en brazos”, amplió.

Como no volvía a su casa o al lugar de trabajo, sus allegados comenzaron a buscarla. “Una compañera a la que le decíamos ´la Mono´ iba a la comisaría de Llavallol a llevarme cosas pero no estaba. Fueron a otras comisarías de la zona y no me encontraban. Estuve esos 14 días y una mañana vienen y me dicen ´hoy vas a tener la última diversión porque lamentablemente te tenemos que largar´”, manifestó. Pudo regresar a su casa pero le advirtió, el abogado que intervino para que la liberen, que no podía volver a Camino de Cintura porque la iban a matar.

“Ya tenía miedo de salir por lo que ya me habían hecho ahí adentro. Me iban a matar y a quién le iban a reclamar. Iba a ser una trava menos, un puto menos. Me corté el pelo y tuve que disfrazarme devuelta de Oscar. Y así estuve en la casa de mis padres hasta que vinieron a visitarme las chicas. La Gorda Andrea me dijo ´vení a trabajar conmigo a Capital, que está todo tranquilo´”, mencionó. Corría el año 1999, cosa que obliga a pensar en la falta de distinción entre la dictadura y la democracia. Aún hoy tiene atención psicológica.

Valeria del Mar Ramírez
Valeria del Mar Ramírez

Admitió que hay cosas que contó recién hoy porque le daba vergüenza y era muy traumático para ella recordar lo que le hicieron. Cuando lo contó, rompió en llanto.

Comentó, por otro lado, que aún hoy “hay mucha violencia institucional”. Además de ejercer la prostitución, fue promotora de salud por dos años en el hospital Ramos Mejía, pero luego volvió a la calle.

“Físicamente y psicológicamente no estoy bien. A veces no quiero salir de mi casa. Tengo una jubilación mínima y estoy pagando moratoria. Si pago (el alquiler) donde vivo, no como. Gracias que estoy en el sindicato de trabajadoras sexuales y vengo a buscar todos los días comida. Desde hace 10 años que vengo luchando para poder cobrar la indemnización, recién la pude cobrar el año pasado y me dieron 50 mil pesos. Llegar a mi edad, 66 años, trabajando toda la vida, junto con mi madre, y no saber si mañana estoy en la calle… No estoy bien y no sé qué va a ser de mi porque las heridas las tengo en el cuerpo, nadie me las saca, la mochila tampoco”, expresó ante una consulta de la querella Justicia Ya sobre el después.

Basilico le explicó a Ramírez que la asiste la ley 27.372 (ley de víctimas y testigos) y le pidió a la Fiscalía y su querella que lo mantengan al tanto que la disposiciones que se tomen en ese sentido. Tomó nota de la vulnerabilidad de Valeria del Mar, aún hoy.

El juicio pasó a un cuarto intermedio hasta el martes 29.

Son juzgados, por los delitos cometidos en el Pozo de Banfield y el Pozo de Quilmes, el ex ministro de Gobierno bonaerense durante la dictadura, Jaime Smart; el ex médico policial Jorge Antonio Berges; Federico Minicucci; Carlos Maria Romero Pavón, Roberto Balmaceda y Jorge Di Pasquale. También son juzgados Guillermo Domínguez Matheu; Ricardo Fernández; Carlos Fontana; Emilio Herrero Anzorena; Carlos Hidalgo Garzón; Antonio Simón; Enrique Barré; Eduardo Samuel de Lío y Alberto Condiotti. Por los crímenes de lesa humanidad cometidos en “El Infierno” también están imputados Berges y Smart.

Miguel Ángel Ferreyro y Miguel Etchecolaz estaban imputados por los delitos cometidos en la Brigada de Lanús (el primero) y por crímenes en el Pozo de Banfield, Quilmes y el Infierno de Avellaneda (el segundo). Ferreyro falleció en octubre de 2021 y Etchecolatz murió el 2 de julio de 2022.

EL JUICIO BRIGADAS

El juicio comenzó el 27 de octubre de 2020. En la segunda audiencia, el represor Miguel Etchecolatz se negó a ser indagado por un tribunal civil. “Necesito que me interroguen los jueces que estaban en ejercicio de sus funciones en ese momento; es decir la justicia militar”, sostuvo. 

En la tercera, se transmitió el testimonio grabado de Adriana Calvo y Cristina Gioglio, sobrevivientes de la dictadura que también fallecieron; en la cuarta se escuchó el desgarrador relato de Nilda Eloy.

El 24 de noviembre, en el marco de la quinta jornada, el represor Ricardo Fernández -imputado del secuestro de 350 personas, cuatro homicidios, dos abusos sexuales y la sustracción de seis menores- se negó a ser indagado por la Justicia federal de La Plata. “No tengo nada que declarar”, dijo Fernández vestido con un pijama azul, ya que cumple prisión domiciliaria.

En la audiencia del 1 de diciembre, especialistas del Equipo Argentino de Antropología Forense revelaron que hay más de un centenar de cuerpos enterrados como NN que no se pudo identificar, por lo que pidieron a personas que buscan familiares desaparecidos de esa época que concurran a extraerse muestras de sangre.

Más tarde, María Isabel Chorobik de Mariani, conocida como “Chicha” y fallecida en el 2018 sin haber podido reencontrarse con su nieta Clara Anahí, apropiada en 1976, volvió a dar testimonio de su lucha a través de un video.

En el marco de la octava audiencia, se escuchó la declaración testimonial de contexto de la historiadora e investigadora del Conicet Victoria Basualdo, sobre la participación empresarial durante la última dictadura cívico-militar. “Hay casos concretos donde las empresas acompañaron y fueron co-responsables de los procesos represivos”, advirtió.

El periodista Horacio Verbitsky dio detalles, el siguiente martes, sobre la responsabilidad empresarial en los secuestros de trabajadores de la fábrica de calefones Saiar, de Quilmes, durante la última dictadura cívico militar. Habló sobre la responsabilidad de la patronal en el secuestro de trabajadores. Esta información fue investigada por el periodista, que escribió una nota al respecto hace 29 años y luego incluyó esa información en un libro, titulado “Cuentas Pendientes”, que aborda el tema de la complicidad empresarial con el terrorismo de Estado.

En la décima jornada se escucharon las declaraciones de contexto de María Sondereguer y Alejandra Paolini, sobre violencia de género en el Terrorismo de Estado. 

En la audiencia siguiente, en tanto, se expusieron las pericias realizadas en El Infierno de Avellaneda.

En la duodécima audiencia, el Tribunal Oral Federal 1 de La Plata escuchó el testimonio de Laura Franchi, sobreviviente, y sus hijas María Laura y Silvina Stirnemann. Ella estuvo detenida en el Pozo de Banfield durante los años de plomo pero luego fue trasladada a un penal. “Un médico me tomaba el pulso y decía lo que había que hacer y lo que no había que hacer (durante las torturas)”, recordó. Su pareja fue asesinada y permaneció en condición de desaparecido hasta 1994, cuando sus restos fueron hallados en el cementerio de Lomas de Zamora.

En la reanudación del juicio, el 2 de febrero, fue Stella Segado quien expuso sobre el funcionamiento y la estructura de la inteligencia de la última dictadura y detalló las particularidades de ese entramado en territorio bonaerense, donde funcionaron los tres centros clandestinos de detención y exterminio de Lomas de Zamora, Quilmes y Avellaneda.

La audiencia 14 contó con la palabra de Stella Caloni, quien brindó un testimonio de contexto sobre el entramado represivo latinoamericano del Plan Cóndor.

El 23 de febrero declaró Jorge Nadal, sobreviviente de centros clandestinos de detención y a quien le llevó 30 años recuperar a su hijo apropiado. “El plan sistemático de los genocidas no se conformó con nosotros y fueron por nuestros hijos; a mi hijo Pedro Luis lo busqué 30 años y mi otro hijo, Carlos Alberto, tuvo secuelas en su salud, todo este desquicio derivó en un trastorno psiquiátrico”, relató Nadal.

En la siguiente jornada fue Lidia Biscarte la sobreviviente que declaró y reclamó a la Justicia que sean encarcelados los responsables de tortura, violación y homicidio. “Esto que relato no es una novela, es un dolor muy grande y mis compañeros (de cautiverio) no están para defenderse, por favor, usted está ahí para hacer justicia”, le dijo al titular del Tribunal.

En la audiencia 17 expuso Miguel Angel Prince, caso por la Brigada de Lanús con asiento en Avellaneda durante los días finales de agosto de 1976, pero también los jueces escucharon otro testimonio que no se hizo público.

También declararon el sobreviviente Alejandro Reinhold, María Esther Alonso y los familiares de desaparecidos Eduardo Nachman y Alejandrina Barry.

En la audiencia 19 declararon Nicolás Barrionuevo, delegado gremial de la fábrica Saiar; Oscar Pellejero, miembro del sindicato no docente de la Universidad Nacional de Luján, ambos sobrevivientes de secuestro y torturas; y Sixto García, hermano de Silvano García, delegado gremial de la Federación Argentina de Trabajadores Rurales (FATRE), que está desaparecido.

En la siguiente jornada se escucharon los testimonios de dos víctimas: María Ester Alonso Morales, hija de Jacinto Alonso Saborido y de Delfina Morales, nacida en cautiverio, y Raúl Marciano (ex detenido desaparecido que pasó por el Pozo de Banfield).

En la audiencia 21, en tanto, declararon Stella Maris Soria, hija de Miguel Ángel Soria; Norma Soria, hermana del delegado asesinado y la esposa de éste, María Esther Duet. “El 6 de junio de 1976 estaba mirando en televisión La Pantera Rosa, cuando entraron a la casa de mis abuelos buscando a mi papá, que había llegado de trabajar pero había logrado salir por el fondo”, contó Stella Maris.

En la jornada 22 declararon los sobrevivientes Patricia Pozzo, Juan Carlos Stremi y Mario Colonna, quienes que permanecieron en el Pozo de Quilmes durante agosto de 1976. Ella relató cómo fue su secuestro en La Plata, su paso por Arana, el Pozo de Quilmes y El Infierno. Logró salir del país, luego de estar detenida de forma legal en Olmos y Devoto.

En la siguiente jornada continuó el testimonio de Colonna. Se sumaron las declaraciones de los sobrevivientes Virgilio Cesar Medina y Néstor Busso, pero también declaró Eva Romina Benvenuto, hija de detenidos desaparecidos. El intento de suicidio de Medina fue, quizá el momento más dramático de la audiencia.

En la audiencia 24 declararon Leonardo Blanco, sobreviviente; Liliana Canga (hermana de Ernesto Enrique Canga, quien fue asesinado durante la dictadura) y destacó el trabajo del Equipo de Antropología Forense (los restos de su hermano fueron recuperados de una tumba N.N. de La Plata). También declaró Marcos Alegría, sobreviviente, quien contó su escape de Chile por la represión y el secuestro por luchar por mejoras laborales en la industria Saiar de Quilmes.

El siguiente martes fue el turno de Pablo Díaz, quien hizo foco en la violencia sexual a la que eran sometidas las mujeres y el tratamiento como mercancía de las embarazadas. Él fue secuestrado durante los operativos enmarcados en La Noche de los Lápices y relató los tormentos sufridos: picana eléctrica, tenazas y golpes. Pidió que los represores no sean beneficiados con la prisión domiciliaria y bregó porque la Justicia no se demore otros 37 años.

La audiencia 26 contó con los testimonios de Nora y Marta Úngaro, la primera estuvo secuestrada durante los años de plomo y ambas son hermanas de Horacio, quien continúa desaparecido. También se escuchó la primera parte del testimonio de Walter Docters. “Uno se ahogaba en sus propios gritos”, aseguró Nora, recordando las sesiones de tortura, que no impedían que los represores abusaran de las mujeres. “Me llegaba la sangre a los tobillos y aún así te venía a manosear”, precisó. “Su condición de mujer era un bien de uso para los asesinos”, apuntó Docters.

La siguiente jornada continuó con la declaración Docters. También prestó declaración Delia Giovanola, una de las fundadoras de Abuelas de Plaza de Mayo, quien buscó durante 39 años a su nieto. Su hijo Jorge Ogando y su nuera Stella Montesano fueron secuestrados el 16 de octubre de 1976 en La Plata, tuvo que hacerse cargo de la crianza de la hija de ambos y emprendió la búsqueda de ellos y del segundo hijo, cuando supo que su nieto había nacido en el Pozo de Banfield. “Martín volvió a su familia cuando tuvo 39 años”, señaló.

El martes 25 de mayo no hubo audiencia, pero en la siguiente declararon el nieto restituido Martín Ogando y la sobreviviente de La Noche de los Lápices Emilce Moler. “Te duelen las ausencias, que en mi caso son muchas. Tengo la tranquilidad de haber hecho todo lo posible para la condena social de lo ocurrido, pero te quedan heridas abiertas de nuestros compañeros desaparecidos, por eso seguimos hablando”, aseguró Moler. También prestó testimonio Martín García, hermano de Silvano García, delegado gremial que permanece desaparecido.

La jornada 29 contó con la declaración de dos sobrevivientes, cuyos secuestros tuvieron que ver con su participación gremial. Se trata de Juan Antonio Neme y Jorge Varela, secuestrado junto a otros compañeros en Saiar. “La tortura psicológica más me ha marcado en este tiempo”, admitió Neme, quien presenció la tortura de dos compañeros y “los vuelos de la muerte”.

Melania Servin Benítez, hermana de Santiago Servin; Ricardo López Martín, hermano de Ángela López Martín; y Valeria Gutiérrez Acuña, hija de Liliana Isabel Acuña y Oscar Rómulo Gutiérrez, fueron los tres testigos de la audiencia 30. El pedido de una ley que prohíba el negacionismo, en palabras de la nieta restituida, fue el cierre de la audiencia. “Es doloroso cuando se niega, descalifica… fueron personas con sentimientos, proyectos, ganas de tener una sociedad más justa”, aseguró.

“No tener información certera, te carcome pero la única forma de poder sobrellevar esto es seguir buscando”, aseguró Miguel Santucho, quien busca a un hermano o hermana nacido durante el cautiverio de su madre Cristina Silvia Navajas. También fueron parte de la audiencia 31 María Marta Coley, hija de Manuel Coley Robles, y Clara Fund, hermana de Juan Carlos Fund.

En la audiencia 32 declararon Fabio Acuña, quien era miembro de la Prefectura Naval Argentina cuando fue secuestrados, y Filemón Acuña, quien se desempeñaba en Peugeot al momento de su detención. Ambos dieron cuenta de su paso pos distintos centros clandestinos de detención del sur del Conurbano, entre otros, y su estadía en distintos penales, ya como presos políticos.

En la jornada 33 se escucharon los testimonios del nieto restituido Esteban Badell Acosta, quien dió detalles del secuestro de sus padres (María Eliana Acosta Velasco y Esteban Benito Badell) y la entrega (junto a su hermana) a un tío político, y el sovreviviente Miguel Hernández.

El juicio pasó a un cuarto intermedio por la feria judicial de invierno y se reanudó el 3 de agosto, con la declaración de Mariana Busetto, hija de Osvaldo Busetto; Ramiro Poce, hijo de Ricardo y sobrino de Julio Gerardo Poce; y María Ofelia Santucho, sobreviviente al genocidio y sobrina de Roberto Santucho. El reclamo de los restos mortales de los militantes fue el común denominador. El “qué hubiera pasado/sido”, también fue central en la declaración de las mujeres.

En la audiencia 35 declararon Haydeé Lampugnani, quien estuvo detenida en El Infierno, entre otros centros clandestinos, y su hijo Gervasio Díaz. “Somos una familia diezmada por la represión”, advirtió ella. El tercer testimonio fue el de Hugo Pujol, ex detenido y hermano de Graciela Gladis Pujol, secuestrada con cuatro meses de embarazo. Aún espera poder conocer a su sobrino o sobrina, que debió nacer en febrero o marzo de 1977.

El siguiente martes prestaron testimonio Jorge Barry, hermano del desapareicdo Enrique Barry, y Claudia Congett y Patricia, hijas de Jorge Congett. “Ni siquiera nos dan la tranquilidad de saber dónde están los restos de nuestro padre”, admitió Patricia, quien reclamó que se inestiguen los restos hallados en un sector del cemenerio de Avellaneda.

En la audiencia 37 declararon la hija y la entonces pareja de Ricardo Chidichimo, desaparecido, y el sobreviviente Rubén Ares, quien era policía cuando fue secuestrado y torturado. “Cárcel común y efectiva”, fue el pedido de Cristina del Río, mientras que su hija contó el camino de búsqueda que emprendieron tras su desaparición. “Si el duelo es difícil, no se imaginan un duelo sin cuerpo”, expresó Florencia.

Lautaro y Laura Lafleur, hijos del desaparecido Gustavo Lafleur, y la sobreviviente Patricia Eva Rinderknechet prestaron testimonio en el marco de la audiencia 38 del Juicio Brigadas. “Es muy difícil explicar que alguien desaparece de golpe y no se sabe nada más”, advirtió la hija de Gustavo, quien hizo hincapié en “la ausencia” y la necesidad de saber qué pasó con su papá, cuyos restos no fueron encontrados aún.

En la siguiende audiencia declararon María Cristina Jurado, hermana de una detenida-desaparecida; David Nillni, quien declaró por su pareja Inés María Pedemonte; y un tercer testigo que no fue transmitido. “Cuando una persona es desaparecida forzozamente, es deportada, es trasladada, es igual que lo que hicieron los nazis. Y eso se llama terrorismo de Estado”, advirtió el hombre, quien aclaró que “pasaron 45 años de este hecho, pero la herida no está cerrada”.

En la audiencia 40 declararon Oscar Ernesto Solís, sobreviviente al genocidio, y Luis Fernando Peredes, testigo por Jorge Mendoza Calderón. “Yo me he sentido culpable de que me liberaron cuando otros compañeros se quedaron en el camino”, admitió Solís, quien estuvo detenido junto a su hermano, Alberto Mario, en la Brigada de Lanús.

Silvia y Claudia Gorban declararon en la siguiente jornada, ambas estuvieron secuestradas en El Infierno de Avellaneda, y relataron su paso por el centro clandestino de detención. “De la misma manera que mi padre me dijo a los 15 años que no me olvide que por ser judía mis bisabuelos fueron cremados en los campos de concentración nazis, hoy les pido a mis hijos y sobrinos que no se olviden que estuvieron los campos nazis y que tuvimos los campos en Argentina”, expresó Claudia al solicitar el certificado al tribunal.

En la audiencia 42 declararon Silvia Caveccia, por la desaparición de Miguel Ángel Calvo; Yamil Robert y Norberto Borzi, hermanos de desaparecidos. “Camps, Etchecolatz y Bergés fueron a la casa, se querían llevar a los chicos”, recordó el hermano de Oscar Isidro Borzi. El cuerpo de Norma Robert fue hallado, con un tiro en la cabeza, en una fosa común del cementerio de San Martín.

Luego fue el turno de los hermanos Juan Domingo Díaz, Juan Antonio, Bonifacia del Carmen y Víctor Hugo, quien era miembros de Montoneros, escapó del Regimiento de La Tablada y sobrevivió a un enfrentamiento con militares. “La resistencia se vivió en dos planos, los que estábamos organizados en una agrupación política y la resistencia familiar”, expresó.

La jornada 44 contó con el testimonio de dos hermanos de detenidos desaparecidos. Luis Ángel Pérez, hermano de Héctor Pérez, cuyos restos fueron identificados en 2009, advirtió: “No hay palabras para decir que a uno le roban a su hermano o a su hijo”. Martín Carriquiriborde, hermano de Gabriela, quien fue secuestrada el 30 de septiembre de 1976 junto a su pareja Jorge Orlando Repetur, señaló que siguen buscando al niño o niña que debió nacer en diciembre de ese año. “Estamos siempre expectantes de poder encontrarlo”, precisó.

En las dos siguientes audiencias declaró Ernesto Borzi, hijo de Oscar Isidro Borzi. En la primera, relató el momento en que los represores Jorge Antonio Berges, Ramón Camps y Miguel Etchecolatz discutían porque querían llevarse a los tres hermanitos. Él tenía 7 años; Luis Alejandro, 6 y Juan Manuel, 3. El mismo testimonio brindó su tío Norberto Borzi tres audiencias atrás. En la segunda, reclamó que se realicen más audiencias por semana para que los represores no mueran impunes, luego de que se conociera la muerte de Ferreyro.

La audiencia 47 fue unificada con el Juicio Garachico y declararon Víctor López Muntaner, hermano de uno de los detenidos en La Noche de los Lápices, y Walter Docters, quien ya había prestado testimonio en este juicio. En la jornada 48, en tanto, expusieron los otros dos hijos de Oscar Borzi, Juan Manuel y Luis.

En la jornada siguiente declararon Horacio Matoso y Hugo Marini, ambos sobrevivientes. Matoso estuvo en El Infierno y recordó las torturas sufridas por otros detenidos, como quemaduras con soplete y clavos en las uñas de los pies. Marini declaró por Liliana Ross, quien estaba embarazada de cuatro meses cuando fue chupada y estuvo detenida en El Pozo de Banfield. Su embarazo no llegó a término porque fue asesinada.

La audiencia 50 contó con testimonios de familiares de Juan Carlos Abachian, conocido como El Armenio. Mercedes Loyarte era su pareja al momento de la detención, tuvo que huir del país junto a su beba y advirtió que “el exilio es un desarraigo enorme”. Rosario tenía 8 meses cuando su papá fue desaparecido y agradeció que “se esté haciendo justicia”, mientras que la hermana de Juan Carlos, Marta Susana, advirtió que aún hoy no saben qué pasó con él.

En la audiencia siguiente declararon Alfredo, Renato y Guillermo Forti, hijos de Nélida Azucena Sosa de Forti, quien se encuentra desaparecida. Ella y sus cinco hijos fueron secuestrados cuando estaban en un avión a punto de despegar con destino a Venezuela. Estuvieron seis días detenidos en el Pozo de Quilmes y fueron liberados, pero su madre fue trasladada a otro centro clandestino de detención, en Tucumán. Alfredo reclamó que se juzguen a los civiles que tienen responsabilidades.

Dos destigos declararon en la audiencia 52 del Juicio Brigadas. Se trata de Fabián Muñoz, quien contó el secuestro de toda su familia y la búsqueda de Silvia (una de sus hermanas que estaba embarazada) y su sobrino o sobrina que debió nacer en el Pozo de Banfield; y Ana Laura Mercader, hija de Anahí Silvia Fernández y Mario Mercader, ambos secuestrados y asesinados. Los restos de ambos fuero identificados en 2009. “Los hijos e hijas hemos pasado nuestra vida intentando completar, completar nuestra identidad, nuestra historia, proyectos familiares, nuestras descendencias”, admitió.

La audiencia 53 contó con el testimonio de Ana María Caracoche, quien fue secuestrada y sus hijos fueron apropiados, y de los hermanos Eduardo, Ricardo y Gerardo D´Ambra, hermanos de Alicia D´Ambra, quien continúa desaparecida. “Los chicos fueron botín de guerra”, lamentó Ana María, quien contó el camino para poder reencontrarse con los nenes. Las querellas, en esta ocasión, solicitaron más audiencias por semana en la continuidad del juicio (2022) y que sean semipresenciales.

Tras la feria judicial de verano, se realizó una inspección ocular en El Infierno de Avellaneda. En la audiencia siguiente declaró Pedro Cerviño, sobreviviente del genocidio, quien compartió cautiverio Nélida Azucena Sosa de Forti en la jefatura de Policíua de la capital tucumana.

La audiencia 55 del Juicio Brigadas contó con el testimonio de Fernando García, sobreviviente del Pozo de Quilmes; y Diego Genoud Santucho, hijo de Manuela Santucho, quien permanece desaparecida. “Es una guía permanente pese a la ausencia”, admitió Diego. El testimonio de García aportó el dato de una mujer embarazada detenida en Quilmes, de quien no se tenía dato alguno hasta el momento; de hecho, no aparece como víctima en este juicio.

En la siguiente jornada declararon Roberto Redoldi, por la desaparición de Alfredo Patiño, y Sergio Maly, hijo del sobreviviente Alberto Maly. Ambos detenidos estuvieron en el Pozo de Quilmes. Sergio, además, contó su detención en Campo de Mayo. “Esto que hago hoy (declarar) no lo hago por venganza ni por odio, lo hago por justicia”, aseguró.

Gustavo Calloti y José María Noviello fueron los sobrevivientes que prestaron declaración en la audiencia 57, que fue semipresencial. Ambos estuvieron secuestrados en el Pozo de Quilmes y pasaron por la comisaría de Valentín Alsina antes de ser legalizados.

En la audiencia 58 declararon Martín Horacio Cañas y Mónica Huchansky, fue por sus hermanos Santiago y Patricia, respectivamente. Ambos estuvieron en el Pozo de Banfield. En el final del testimonio, Mónica renovó el reclamo de cárcel común y efectiva para los represores.

En la siguiente jornada declararon tres familiares de detenidos-desaparecidos durante la última dictadura cívico-militar que estuvieron cautivos en el Pozo de Banfield. Se trata de Alejandra Mobili, hermana Ana María, quien permanece desaparecida, y los hijos de ella con José Roberto Bonetto, Martín y Ana Julia. “De Roberto encontramos los restos pero de mi hermana no se nada. Me gustaría encontrar los restos para que estos chicos cierren la historia de sus padres”, mencionó Alejandra, quien crió a Martín, mientras que Ana Julia creció en la casa de la tía paterna.

En la audiencia 60, el TOF 1 de La Plata escuchó el testimonio de los tres hijos de Adriana Calvo, quien estuvo detenida en el Pozo de Banfield junto a su beba -nacida en el traslado al CCDyE-. Martina, Santiago y Teresa dieron cuenta del miedo que vivieron durante toda su vida, que cobró fuerza con la desaparición de Julio López en 2006. “Nací desaparecida y torturada”, fue la presentación de la menor de los hermanos, la beba que pasó de celda en celda en el predio también conocido como “la maternidad de la dictadura”.

En la jornada 61 declararon Rosaria Isabella Valenzi, hermana de Silvia Mabel Isabella Valenzi, y manifestó que sigue activa la búsqueda de su subrina, quien nación el 2 de abril de 1977 en el hospital Iriarte de Quilmes. Alicia Galeano y Nancy Rizzo, hijas de Héctor Galeano y José Rizzo, hicieron foco en la no identificación -a 46 años del golpe cívico-militar- de dos cuerpos hallados en una excavación en el cementerio de Isidro Casanova. Fue allí donde estaba enterrado como NN José y Alicia cree que su padre puede ser uno de ellos.

En la continuidad del juicio se escucharon cuatro testimonios. Se trata de la sobreviviente Lidia Papaleo, los familiares de desaparecidos Sara Agüero y Rafael María Perrota, y el médico Justo Horacio Blanco, quien atendió el parto de una joven desaparecida (Silvia Valenzi) en un hospital de Quilmes, cuya beba nunca fue entregada a la familia y aún es buscada.

En la audiencia 63 se escuchó el testimonio de Ana Soledad Rodríguez Futulis, hija de Laura Inés Futulis y Miguel Eduardo Rodríguez. Relató cómo fue crecer sin sus padres, en un hogar en el que la violencia era moneda corriente. “La dictadura rompió absolutamente todo”, planteó. La segunda testigo fue Marta Ríos de Patiño, quien por su compañero desaparecido Alfredo Patiño, quien era trabajador de Siat y Molinos Río de La Plata.

En el marco de la audiencia 64 del Juicio Brigadas declaró María José Lavalle Lemos, hija de Mónica Lemos y Gustavo Lavalle. Ella nació en el Pozo de Banfield y fue apropiada. Recuperó su identidad en 1987. También prestaron testimonio su hermana, María, quien también pasó por el CCDyE porque fue llevada junto a sus padres, y la sobreviviente Liliana Zambrano.

Mónica Streger, hermana de una víctima; José Eduardo Moreno, sobreviviente y familiar; Alejandra Castellini, hermana de una desaparecida; y Clara Petrako, quien busca a su hermana nacida en cautiverio y apropiada, prestaron testimonio en la audiencia 65. El reclamo de celeridad se repitió. Dos testigos declararon de forma presencial y dos de forma virtual, en lo que fue la cuarta audiencia semipresencial del juicio.

En la audiencia 66 declararon Rebeca Krasner, secuestrada junto a su compañero que permanece desaparecido; Graciela Nordi, compañera de militancia de Susana Mata; y Rubén Fernando Schell, quien advirtió que estos juicios son “carreras contra el tiempo”, aludiendo a la muerte de compañeros pero también de genocidas que “mueren inocentes porque no hay condena”.

“Toda esa gente, que tiene poder, está con prisión domiciliaria”, advirtió Ramón Raúl Romero, el primero en declarar en la audiencia 67 del Juicio Brigadas. De esta forma, expresó su temor, y el de su familia, por declarar en este proceso y recordó la desaparición de Jorge Julio López en plena democracia. También declaró la sobreviviente Norma Leanza y la compañera de Roberto Fidel Yantorno, asesinado.

En la audiencia 68 declararon Miriam Gerelli, María Celeste Gutiérrez Gerelli, Juan Carlos Gutiérrez, Soledad Dossetti y María de las Mercedes Gallo Sanz. Éstas últimas hijas de detenidos desaparecidos uruguayos. Se pidió información, además, por traslados de presos políticos en lancha hacia el país vecino.

Los gritos de los torturados eran permanentes”, advirtió Alberto Derman, uno de los cuatro testigos de la audiencia 69, que fue semipresencial. Fue secuestrado en dos oportunidades y llevado al Pozo de Quilmes. En la audiencia reclamó que se juzgue a los civiles que fueron cómplices. También declararon Marta Catanese, hija de Jorge Antonio Catanese, y la compañera y la hija de Carlos Enrique Hold, Natalia y Laura Donato.

En la audiencia 70 prestaron testimonio los sobrevivientes Jorge Hueman y Francisco García Fernández; Dardo Artigas, hermano de Asunción Artigas Nilo y tío de María Victoria Moyano Artigas, restituida en 1987; y Norma Molina, compañera de Roberto Laporta. “Este delito atroz de la desaparición no nos permite a nosotros cerrar el duelo”, admitió Artigas.

Mi vida fue una pesadilla, me sacó la militancia”, aseguró Oscar Duarte, en el marco de la audiencia 71. Relató el secuestro, las torturas, el después y la lucha contra las drogas. También declararon Oscar Luis Veigas, sobreviviente; Doménico Favazza, sobreviviente y hermano de Felipe Antonio; y Alejandro Corchs Lerena, hijo de Elena Lerena y Alberto Corchs, uruguayos desaparecidos en Argentina durante la dictadura militar.

En la siguiente jornada declararon los sobrevivientes Oscar Herrera, Héctor Arias Anichinni y Adriana Chamorro. “Tengo la obligación de recordar”, advirtió la mujer. También habló de los traslados de uruguayos a Uruguay, por lo que se pidió que se libre un oficio a la Justicia del vecino país. También declararon el hijo y la hermana del desaparecidos Guillermo Sobrino Berardi, Pablo y Graciela.

En la audiencia 73 (semipresencial) prestaron declaración María Graciela Borelli Cattáneo, hermana de Raúl Edgardo Botelli Cattáneo; Carlos D´Elía Casco, hijo de Julio D´Elía y Yolanda Casco; Paula Logares, hija de Mónica Sofía Grinspon y Ernesto Claudio Logares; y el sobreviviente Juan Berdún Cardozo. Paula es la primera nieta restituida y repitió el pedido de muchos: sabér qué pasó con sus padres y dónde están los cuerpos.

El siguiente martes, el TOF escuchó los testimonios de los sobrevivientes Graciela Gribo, Néstor Zurita, Norberto Liwsky y Osvaldo Luis Abollo. También declaró Verónica Natalia Martínez Severo, hija de uruguayos desaparecidos. “El miedo es algo que te queda instalado porque fuimos sometidos a hechos que nos conectaron con lo más terrible de la monstruosidad”, planteó Gribo, mientras que Verónica habló de la “destrucción familiar”.

Marta Ensañat, una de las testigos de la audiencia 75 advirtió que “los ideales por los que fueron asesinados serán guía para las futuras generaciones”. Declaró por la desaparición de su pareja Miguel Ángel Río Casas, uruguayo desaparecido en diciembre de 9177. También declaró su hijo Valentín. Los otros dos testimonios fueron de Afredo D´ Alessio, sobreviviente y hermano del desaparecido José Luis D´Alessio, y su hijo Francisco.

En la siguiente jornada declararon los sobrevivientes Dalmiro Suarez, Nelfa Suárez y Silvia Negro, y la nieta restituida Victoria Moyano Artigas. “Espero haber aportado, buscamos justicia y la verdad. Que haya un registro de lo que pasó y que las condenas estén a la altura”, advirtió la mujer, nacida en la maternidad clandestina del Pozo de Banfield.

Araceli Gutiérrez, hermana de Amelia Isabel Gutiérrez, y Natalia Ledesma Gutiérrez, hija de Isabel y Juan Carlos Ledesma, declararon en la audiencia 77. Los dos pasaron por el Pozo de Banfield y permanecen desaparecidos. La última en prestar testimonio fue la sobreviviente del Pozo de Banfield Mery Quisdert.

En la audiencia 78 declararon María Raquel y Mariano Camps Pargas, hijos de una pareja secuestrada en Lomas de Zamora, y los sobrevivientes Washington Rodríguez, quien confirmó la presencia de fuerzas federales en interrogatorios, y Felipe Favazza, quien fue expulsado junto a su hermano Domingo del país. “Pasé mi infancia casi sin saber lo que nos había pasado”, dijo la mujer durante la audiencia. En todos los casos, el Pozo de Quilmes fue lugar de cautiverio.

En el marco de la audiencia 79, declaró Claudia Bellingeri por Liliana Galetti y reclamó por todas aquellas víctimas del terrorismo de Estado que no fueron identificadas en centros clandestinos de detención y exterminio. “Del total de las víctimas secuestradas, el 46 por ciento no ha tenido la suerte de ser vista”, advirtió la mujer. También declararon los hermanos Alejandro Rómulo y Carlos Alberto Iaccarino, quienes pasaron por El Infierno de Avallenada.

En la jornada 80 declararon tres sobrevivientes al genocidio y el hijo de una de las víctimas. Se trata de Darío Machado y Daniel Wejchenberg, ambos pasaron por la Comisaría de Monte Grande antes de ser legalizados y finalmente liberados; Luis Taub, quien relató las torturas que sufrió tanto él como su padre en El Infierno, donde pudo ver “una cantidad de gente apilada que estaba muerta”; y Julio Cabrera, hijo de Julio Washington Cabrera que pasó por el Pozo de Banfield. “Sigo viendo que ese odio (de clase) continúa”, advirtió Machado.

En la jornada siguiente hubo dos testimonios, el del sobreviviente Luis Alberto Ortiz, quien advirtió que el motivo de su secuestro fue el reclamo de mejoras salariales en Peugeot, y el de Verónica Morales, quien declaró por la desaparición de Cristóbal Augusto Dedionigi De La Rosa y el secuestro de sus dos padres.

Cecilia Della Flora, hermana de José María, y Sergio Szajnbaum, hermano Saúl Jaime, fueron los dos testigos de la audiencia 82, ya que el tercero tuvo que se reprogramado por problemas de conectividad. Se trata de detenidos que continúan desaparecidos y fueron vistos en El Pozo de Quilmes y el de Banfield, respectivamente. “Mi madre lo sigue esperando con vida”, admitió Cecilia.

En la jornada 83 declararon el sobreviviente Luis María Armesto, quien fue secuestrado junto a su padre (Julio) y pasó por el Pozo de Banfield, y Walter Washington Pernas Pereira en representación de la Institución Nacional de Derechos Humanos de Uruguay, quien brindó detalles de la investigación que se sigue en el vecino país por el traslado de detenidos desaparecidos entre ambos países.

Olga Beatriz Miranda, sobreviviente; Guillermo José Luis Cometti, sobreviviente; Estela Orfilia González, familiar de desaparecidos, fueron los testimonios de la siguiente audiencia, más uno cuyo protagonista pidió que no se difundiera. “Mi suegra estuvo más de 40 años esperando a su hijo”, lamentó Estela, mientras que Guillermo pidió que este juicio “lleve a un final feliz”, aludiendo a condenas efectivas.

En la audiencia 85 declararon la sobreviviente María Teresa Serantes Lede, quien expuso sobre los tormentos sufridos y los abusos sexuales a los que fue sometida durante su estadía en el Pozo de Quilmes; la médica psiquiatra Lucía Edelman, quien analizó el impacto de la dictadura en la sociedad y lo que significa para los sobrevivientes declarar en los juicios; y el testigo de contexto Raúl Olivera, quien ahondó en la coordinación represiva entre Argentina y Uruguay.

Dos testimonios se escucharon en la audiencia 86, que fue semipresencial. Fausto Humberto Bucchi dio precisiones del operativo en el que fueron secuestrados los uruguayos Edmundo Sabino Dossetti Techeira e Ileana Sara M. García Ramos -y abandonada su hija Soledad- mientras que el sobreviviente Diego Barreda, secuestrado el 14 de julio de 1978.

El siguiente martes, en tanto, se realizó la inspección ocular en el Pozo de Banfield, ubicado en Vernet y Siciliano. Participaron, además de los magistrados, sobrevivientes y autoridades de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires. Vale recordar que la Secretaría de DD.HH. bonaerense es querellante.

La Audiencia 88 contó con la declaración de Valeria del Mar Ramírez, la primera mujer del colectivo travesti-trans en constituirse como querellante en la causa por los delitos de lesa humanidad cometidos en las brigadas de la zona sur del Conurbano (Quilmes, Lanús con asiento en Avellaneda y Banfield). Dio detalles de los tormentos a los que fue sometida: era violada todos los días y amenazaron con utilizar una rata en sus vejaciones. Además, declararon los sobrevivientes Santos Boria y Eduardo Castellano.

LOS CENTROS CLANDESTINOS DE DETENCIÓN Y EXTERMINIO

El Pozo de Banfield funcionó bajo la órbita de la Brigada de Investigaciones de Banfield en las calles Siciliano y Vernet de Lomas de Zamora, desde 1974 hasta al menos octubre de 1978, según testimonios de los sobrevivientes. De las 253 personas que fueron allí torturadas, 97 permanecen desaparecidas y al menos 16 son mujeres que dieron a luz en la maternidad clandestina.

El Pozo de Quilmes funcionó en la Brigada de Investigaciones de Quilmes. Pasaron por allí 183 víctimas.

El Infierno de Avellaneda fue un centro de detención que funcionó en el lugar que por entonces era la Brigada de Investigaciones de Lanús, dependiente de la Dirección General de Investigaciones que dirigía el genocida Miguel Etchecolatz y funcionaba bajo la órbita del entonces jefe de la Policía bonaerense, Ramón Camps. Se ubica en 12 de Octubre 234.