Murales para concientizar sobre autismo 

Padres de chicos con TEA convocan a la comunidad a colaborar con materiales para poder comenzar con las pintadas en paredes donadas.

La agrupación TGD Autismo TEA Banfield comienza con una campaña de concientización distinta. En esta oportunidad, pintarán murales en “paredes donadas”. Convocan a la comunidad a colaborar con materiales para poder poner manos a la obra.

Según contaron a Info Región, el grupo de padres y familiares de personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA) ya cuenta con “tres paredes donadas” por los vecinos y la idea es empezar las obras antes del 2 de abril, Día del Autismo.

El proyecto se suma a las diferentes actividades de difusión que lleva a cabo el grupo con el fin de que la comunidad conozca más sobre el trastorno y para visibilizar el pedido para que se reglamente la Ley de Autismo, fundamental para mejorar la calidad de vida de los jóvenes autistas.

Convocan a la comunidad a acercar pintura, pinceles y rodillos. Pueden contactarse a través de su página de Facebook para acordar  la forma de acercar los materiales. “Los espacios están y esperamos seguir sumando. La idea de este año es hacer murales con dibujos representativos y dejar una frase contundente para seguir nuestras campañas de concientización”, expresó Pabla Díaz, una de las coordinadoras de la agrupación.

El proyecto surgió a fines de 2018, pero se pondrá en marcha por estos días. “La idea es que más gente se sume y done su pared para concientizar sobre el autismo, una actividad que seguiremos llevando a cabo este año con diferentes propuestas”, explicó Díaz, quien aclaró que la idea es que los murales ya estén en marcha antes del Día del Autismo, que se conmemora cada 2 de abril.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), uno de cada 160 niños tiene un trastorno del espectro autista (TEA). Los TEA comienzan en la infancia y tienden a persistir hasta la adolescencia y la edad adulta. Aunque algunas personas con TEA pueden vivir de manera independiente, hay otras con discapacidades graves que necesitan constante atención y apoyo durante toda su vida.

Advierte que “las intervenciones psicosociales basadas en evidencias, como la terapia conductual y los programas de capacitación para los padres, pueden reducir las dificultades de comunicación y comportamiento social, y tener un impacto positivo en el bienestar y la calidad de vida de las personas con TEA y de sus cuidadores”. Las intervenciones dirigidas a las personas con TEA deben acompañarse de medidas más generales que hagan que los entornos físicos, sociales y actitudinales sean más accesibles, inclusivos y compasivos.

Los TEA son un grupo de afecciones caracterizadas por algún grado de alteración del comportamiento social, la comunicación y el lenguaje, y por un repertorio de intereses y actividades restringido, estereotipado y repetitivo. Aparecen en la infancia y tienden a persistir hasta la adolescencia y la edad adulta. En la mayoría de los casos se manifiestan en los primeros 5 años de vida. Los afectados por TEA presentan a menudo afecciones comórbidas, como epilepsia, depresión, ansiedad y trastorno de déficit de atención e hiperactividad.

Previo San Martín cerró su tercer refuerzo
Siguiente Más propuestas gratuitas para la familia