Las nuevas restricciones suman casi tantos apoyos como rechazos

Un 27.5% afirma estar "nada" de acuerdo con las restricciones mientras que quienes están "bastante de acuerdo", suman un 32.3%

Un estudio publicado al que tuvo acceso InfoRegión revela que mientras un 53,9% de la ciudadanía coincide “poco” o “nada” con las nuevas restricciones decididas por el Ejecutivo Nacional para enfrentar la segunda ola de la pandemia de COVID-19, hay un 46,1 que manifiesta estar “muy” o “bastante” de acuerdo con la política llevada adelante por la administración de Alberto Fernández.


El 53.9% opositor es el resultado de un 27.5% que afirma estar “nada” de acuerdo y el 26.4% que indica estar “poco” de acuerdo, mientras que el segmento que apoya las medidas surge de la sumatoria del 13,8% que indican que están “bastante de acuerdo”, con un significativo 32.3% que sostiene estar “muy” a favor de las políticas de reducción de la circulación.

Segmentados por edad, la llamada Generación Z -hasta 25 años- es la que con un 63.9% lidera las opiniones negativas, mientras que la conocida como Generación X -lo que tienen entre39 y 55 años- lideran el apoyo con un 50.5% de manifestaciones favorables.

La primera razón alegada por quienes se oponen a las medidas restrictivas es que “perjudica a la economía nacional” con un 51,7% de las opiniones de quienes están en contra. Le siguen: “Las restricciones no sirven para bajar los casos” y “No hay argumentos válidos para hacerlo” con un 35 y 24.9% de las opiniones respectivamente. En esta pregunta se podía elegir más de una opción.

Ante la pregunta “teniendo en cuenta la situación actual y el aumento de contagios, en caso de que se vuelva a una cuarentena estricta, ¿apoyarías esta medida?”, las opiniones favorables se imponen por escaso margen: 44.9 a 44.2%. En este caso, crece el sector que no indica opinión o no sabe qué responder que alcanza una cota de 11%.

Por su parte, el 54,8% de los encuestados adjudican la “responsabilidad por el aumento de los casos” en esta segunda ola de COVID-19 a un difuso “la población en general”, mientras que el 25.4% considera que los jóvenes son lo responsables, mientras que un diminuto 3.6% prefiere cargar los hombros de “bares y comercios”.

Regreso a las aulas y grieta

Menos marcada es la diferencia a la hora de responder la pregunta “si dependiese de tu decisión y teniendo en cuenta el aumento de contagios y la segunda ola de Covid 19, ¿qué medida adoptarías respecto de las clases?”. En este caso, el 42% opta por por “continuar con las clases presenciales y los protocolos correspondientes”, un 32,6 % prefiere “suspender por un determinado tiempo las clases presenciales”, y un 21, 8% elige un ecléctico “programa que
combine ambas modalidades”. 3.6% indica que no tiene “opinión formada”.

Entre quienes optan manter clases presenciales con protocolo, los electores de Juntos por el Cambio son mayoría abrumadora: 72%. Por el contrario, entre los partidarios de suspender, el 77,2% votaron en 2019 por el Frente de Todos.

Indagando en las redes

El estudio presenta un apartado de “reacciones, demandas y emociones sobre la información brindada por medios digitales” según el cual el 52% se manifiesta a favor de la presencialidad escolar, un 33% en contra y un 15% opta por una posición neutral.

“La educación es en el aula”, es el hilo común entre quienes defienden la presencialidad quiene manifiestan “rechazo” a la suspensión de clases presenciales dispuesta por el Presidente, al tiempo que dicen sentir “enojo” tanto con gremios y los docentes por oponerse a la presencialidad y expresan “convicción” en que las escuelas no son focos de contagios.

Por el contrario, “el aula es un peligro” es el hito que agrupa a quienes se oponen al presencialidad quenes dicen sentir “miedo” por el aumento de casos, el colapso sanitario y el riesgo que implica la asistencia, ven con “desconfianza” los protocolos utilizados en las escuelas y manifiestan “disconformidad” por la falta de vacunación a docentes.

Esta misma técnica de recolección fue utilizada para indagar acerca del humor social sobre la gestión de las vacunas contra la COVID-19. En esta materia, el 65% de los relevos indicaron una mirada negativa, contra un 27% que la considera positiva y un 8% neutral. En este caso, la sensación mayoritaria es de “malestar” por la falta de dosis y la lentitud del ritmo de vacunación, sienten “desconfianza” por la distribución de las dosis y la falta de vacunas en la ciudad de Buenos Aires y pusieron de relieve su “enojo” ante el llamado caso de los vacunados VIP. “Algo no está funcionando”, concluyen.

Por el contrario, y bajo la premisa “soberanía científica”, un 66% de las impresiones digitales indica su mirada positiva ante el anuncio de una hipotética vacuna Sputnik VIDA que se fabricaría en Argentina, noticia que produjo, también un 26% de miradas negativas y un 8% persiste en la neutralidad. “Alegría” por la noticia de la fabricación de la vacuna Sputnik V en un laboratorio argentino, “esperanza y confianza” por la fabricación que permitirá vacunar más argentinos en menos tiempo, y “orgullo” por que Argentina sea el primer país latinoamericanno en fabricar vacunas, fueron las emociones y reacciones más expresadas,

El trabajo estuvo a cargo de la consultora Taquión quien recopiló 2584 casos efectivos a nivel nacional y en mayores de 16 años mediante la modalidad en línea.