Buscan sumar la “violencia digital” a la Ley de protección integral a las mujeres

Las plataformas virtuales deberán retirar imágenes o videos reales o apócrifos de contenido sexual íntimo exhibidos sin el consentimiento de las mujeres afectadas.

La Banca de la Mujer del Senado aprobó hoy un proyecto de ley busca ordenar a los propietarios o administradores de las plataformas virtuales el retiro de imágenes o videos reales o apócrifos de contenido sexual íntimo exhibidos sin el consentimiento de las mujeres afectadas a fin de resguardar su integridad, dignidad, intimidad y vida privada”.

La propuesta debatida hoy en el seno de esa comisión incorpora además a la ley para erradicar la violencia contra las mujeres un articulado que abarca el concepto de violencia digital o en línea a la modalidad de utilizar la tecnología para difundir imágenes que afecten la intimidad de las mujeres.

En caso de aprobarse esta norma en la próxima sesión, la Ley 26.485 (de protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales) incluirá un artículo que denomina “violencia digital o en línea” a “aquella que mediante el uso de tecnologías de la información y la comunicación (TIC): plataformas de internet, correo electrónico, mensajes de texto, redes digitales o cualquier otra modalidad digitalizada por el que se obtenga, distribuya, difunda, exhiba, reproduzca, transmita, comercialice, oferte, intercambie y/o comparta imágenes o videos, reales o apócrifos, de contenido sexual íntimo de una o varias mujeres sin su consentimiento”.

Añade al artículo que se considerará como violencia digital al que cometiere esos actos y “tenga como fin atentar contra la integridad, dignidad o intimidad de las mismas y/o causar daño psicológico, económico, sexual o moral tanto en el ámbito privado como en el público, a ellas como a sus familias”.

También ordena a los propietarios o administradores de las plataformas virtuales el retiro de imágenes o videos reales o apócrifos de contenido sexual íntimo exhibidos sin el consentimiento de las mujeres afectadas, a fin de resguardar su integridad, dignidad, intimidad y vida privada.

La iniciativa de la senadora Cristina López Valverde (Frente de Todos-San Juan) recibió aval del oficialismo y de la oposición en una reunión por videoconferencia que se realizó este mediodía y quedó en condiciones de ser tratada en el próximo plenario del Senado, tras las elecciones legislativas del 14 de noviembre.

En la reunión se aprobaron también proyectos de declaración vinculados a la lucha contra la violencia hacia las mujeres, como el del senador Antonio Rodas (FdT-Chaco) para la implementación de una línea directa de Whatsapp para asistir a personas en situación de violencia por motivo de género en medio de la pandemia de coronavirus. También se avaló una propuesta de la senadora Durango para adherir al Día Internacional contra la Explotación Sexual y el Tráfico de Mujeres, Niñas y Niños.

¿Qué es la violencia digital?

Este tipo de violencia se perpetra a través de los medios digitales, como redes sociales, correo electrónico o aplicaciones de mensajería móvil. Causa daños a la dignidad, la integridad y/o la seguridad y, tiene impacto en los cuerpos y las vidas de las personas.

Guía en la Provincia

Vale remarcar que en enero de este año, el Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual puso a disposición una guía de actuación sobre violencia de género en entornos digitales, realizada en el marco del programa “Cuidarnos en red”  con el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, la Dirección General de Cultura y Educación y el Ministerio de Desarrollo de la Comunidad a través del Organismo Provincial de la Niñez y Adolescencia.

La guía brinda herramientas para orientar posibles respuestas- comunitarias, administrativas o judiciales- y acompañamientos frente a una problemática frecuente como lo es la violencia por razones de género en entornos digitales. Entre las modalidades más reiteradas se encuentra la difusión de imágenes íntimas sin consentimiento de mujeres y personas LGTBI+.