Por problemas técnicos, se postergó el inicio del juicio al policía acusado de gatillo fácil en Lanús

Nicolás Vázquez tenía 18 años cuando fue ejecutado en Lanús. El acusado, Héctor Amarilla, estuvo cinco años prófugo de la Justicia.

Foto archivo

Una vez más, el inicio del juicio por el asesinato de Nicolás Vázquez en Lanús fue postergado. En esta ocasión, fue por problemas técnicos. El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora determinó que la primera audiencia se llevará a cabo el próximo 8 de marzo. Ocho años y la espera continúa para la familia del joven.

Una nueva suspensión y van… No es la primera vez pero la familia espera que sea la última. El TOC 3 de Lomas descidió postergar el inicio del debate porque el acusado no tenía acceso a internet en el penal donde se encuentra. No acudió a la audiencia, sino que iba a participar de forma virtual porque se encuentra enfermo. Mientras tanto, la familia de Nicolás sigue esperando por justicia. Será el 8 de marzo.

Ocho años pasaron desde la tarde en la que el joven fue asesinado. Tenía 18 años y toda su vida por delante. Ese 25 de septiembre, ingresó a un local de indumentaria deportiva ubicado en 9 de Julio y Oncativo, Lanús, se probó ropa y salió sin comprar nada. Al salir, fue perseguido por el acusado. A las dos cuadras Nicolás se frenó y le mostró que no tenía ninguna prenda robada. Uno de los testigos declaró que Amarilla le disparó. El cuerpo de Nicolás fue encontrado con un disparo en el cuello.

El policía argumentó desde un primer momento que se trató de un enfrentamiento, pero la familia insiste con que fue un caso más de “gatillo fácil”, porque las cámaras de seguridad muestran que Nicolás Vázquez estaba desarmado. En esa época Amarilla era el jefe de la comisaría 2 de Lanús y, según los voceros, se autolesionó de un disparo en una pierna para simular que había mantenido un tiroteo con el joven al que había matado.

Por el hecho está imputado Héctor Amarilla acusado de “homicidio agravado por alevosía y por su condición de policía”. El ex policía tenía un pedido de captura nacional e internacional desde 2014 y había un ofrecimiento de recompensa desde 2015Fue detenido en febrero de 2019 en Rafael Calzada, cuando acudió a la casa de su hija para conocer a su nieto, nacido poco tiempo antes.