Pidieron perpetua para los hermanos De Luca

El fiscal Héctor Toneguzzo lo solicitó durante los alegatos en el juicio por el crimen de Matías Terrón.

El juicio por el crimen de Matías Terrón a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 7 de Lomas de Zamora entró en etapa definitoria este jueves con los alegatos de las partes. La fiscalía y la querella solicitaron la prisión perpetua para los acusados Esteban Gabriel y David Emanuel De Luca, mientras que los abogados defensores pidieron la absolución. El martes a partir de las 12, se conocerá el veredicto.

En su exposición, el fiscal Héctor Toneguzzo consideró que durante el juicio “se acreditó” la responsabilidad de los imputados, recordó los antecedentes penales de ambos y la reincidencia por lo que pidió la pena de prisión perpetua por “homicidio criminis causa, robo agravado y daños”.

Para la fiscalía, los acusados no solo participaron del hecho que terminó con la vida de Terrón, el 22 de junio de 2016, sino que también fueron participes, un día antes, del robo que resultaron víctimas tres familias de Gerli. “La forma de operar, sumado a las pruebas y los datos aportados por los testigos acreditan la autoría de los hechos”, señaló Toneguzzo.

Los hermanos De Luca son juzgados también por “una entradera” en Lomas de Zamora, el 5 de julio de ese año, cuando fueron interceptados por la policía. En esa oportunidad, los efectivos policiales les habrían secuestrado elementos que fueron incorporados a la causa, como el celular de Matías y el arma con la que lo habrían matado.

Durante los allanamientos en sus respectivos domicilios, los investigadores también incautaron otros elementos claves, como celulares de las víctimas y dinero en efectivo.

“La autopsia da cuenta del fallecimiento de Matías Terrón producto de la herida por el impacto del arma de fuego que se les fue secuestrado”, indicó el fiscal y advirtió sobre “el grado de violencia” con el que actuaban con sus víctimas.

En ese marco, el fiscal estimó que Terrón habría sido asesinado “por la espalda, cuando se encontraba reducido, atado de manos con cordones, para asegurar la impunidad del hecho”.

Querella

La abogada de la familia Terrón, Marina Pirro, coincidió con lo pedido por Toneguzzo. “El 22 de junio de 2016, como medio de vida habitual, intimidaron con armas de fuego y obligaron a Matías a bajar de su vehículo para secuestrarlo”, aseguró.

“No conformes con el robo de su auto, de su dinero y de su libertad, también le quitaron la vida”, afirmó y recordó que Matías fue obligado a retirar dinero de un cajero. “Luego de eso, tomaron su DNI y se dirigieron al domicilio que allí figuraba. Cuando Matías quiso escapar, impulsados por la rabia de no culminar su último objetivo, lo mataron”, señaló.

Mencionó, por último, las imágenes de la cámara de seguridad del cajero en las que se observa a quien sería Esteban De Luca. “Los guantes de lana que usaron, más el modus operandi, idéntico en los dos casos, comprueban la culpabilidad del hecho”, completó.

Alegato de la defensa

Por su parte, Héctor Catalano, a cargo de la defensa de David De Luca solicitó la nulidad del juicio “por no considerarse las garantías” de su asistido, pidió la absolución “en beneficio de la duda” y en el caso de ser considerado culpable, que “la pena no supere los 30 años”.

En su caso, su defendido reconoció la autoría de la entradera en Lomas pero rechazó los otros cargos. “No ha sido corroborada su participación en los demás hechos. Hay una duda insuperable con respecto a la autoría de los otros dos casos. No hay testigos presenciales del homicidio, tampoco se lo reconoció en el robo del 21 de junio y no se encontraron huellas”, agregó.

El abogado Villalba, a cargo de la defensa de Esteban De Luca hizo una exposición similar. Su defendido también reconoció su participación en la entradera pero al igual que su hermano, rechazó los demás cargos. “Más allá de que puedan coincidir las formas, no significa que sean los mismos autores y la cámara no aporta un dato contundente sobre la fisonomía de mi defendido”, señaló.

Tras la réplica de parte de Toneguzzo a los argumentos de los defensores, los imputados hicieron uso de la palabra. Ambos reconocieron ser responsables de la “entradera” del 5 de julio de 2016 pero negaron su participaron en los otros hechos.

“Quiero que se me juzgue por el delito que cometí y no por los otros. Quiero que se haga justicia”, manifestó Emanuel De Luca, mientras que su hermano también pidió que se lo condene por el mismo hecho.

Previo "Son todas finales", aseguró Barberi
Siguiente Quiroga: "Fuimos de menor a mayor"