Trabajadores de Canale viajarán a Catamarca

Es que la Justicia de esa provincia debe decretar la quiebra de la REDEPA. S.A. para que la cooperativa pueda comenzar a funcionar. El acampe cumplió tres meses.

Los 40 grados no importaron. Ellos permanecen ahí, estoicos. Lo individual dejó –hace rato- paso a lo colectivo. Esa es la única preocupación que tienen quienes desde hace tres meses se encuentran frente a la planta Canale de Llavallol. En los próximos días viajarán a Catamarca, donde la Justicia debe decidir sobre su futuro.

“En toda quiebra que se haya dispuesto la continuidad de la explotación de la empresa o de alguno de sus establecimientos por parte de las dos terceras partes del personal en actividad o de los acreedores laborales, organizados en cooperativas, incluso en formación, el Estado deberá brindarle la asistencia técnica necesaria para seguir adelante con el giro de los negocios”, señala la Ley 26.684 (modificación de la Ley Nº 24.522).

Los trabajadores de Canale ya conformaron su cooperativa y esperan que la Justicia tome una determinación sobre la planta para poder comenzar a trabajar. Trabajadores reunidos en la Cooperativa de Trabajo Metalúrgica de Llavallol (COTRAMELL) emprenderán en los próximos días un viaje a Catamarca, provincia en la que se tramita la causa de REDEPA S.A.

“Estamos a la espera de que se decrete la quiebra y la posibilidad de seguir laburando”, señaló Nicolás Macchi, en diálogo con Info Región. Admitió que “el tiempo de la Justicia es un poco incierto”, pero no bajan los brazos y se mantienen firmes en la lucha. “Vamos a viajar a Catamarca en estos días para llevar nuestra propuesta”, explicó.

En paralelo, sigue el acampe frente a la planta de Llavallol, medida que fue avalada por la Justicia, y les permite a los obreros custodiar que no retiren maquinaria del predio. Se cumplieron tres meses y afrontaron las Fiestas, jornadas frescas, tormentosas y de extremo calor. Sin embargo, el junco no se parte y prometen quedarse allí hasta que puedan volver a subir la cortina metálica y prender las máquinas.

Previo Crimen de Montefusco: el desesperado pedido de la mujer
Siguiente Misterioso ataque en un súper chino de Banfield