En el tercer día de paro, docentes advierten que no van a resignar derechos

“Si va a haber conflicto durante el año o no, es responsabilidad de María Eugenia Vidal”, aseguró Silvia Almazán, referente de Suteba.

Concluye hoy el paro de 72 horas del Frente de Unidad Docente Bonaerense (Suteba, FEB, Amet, Udocba, Sadop). Desde los gremios remarcaron la adhesión a la medida de fuerza y advirtieron que la “responsabilidad” por la continuidad del conflicto es de la gobernadora María Eugenia Vidal.

Silvia Almazán, secretaria general adjunta del Sindicato Único de los Trabajadores de la Educación de la provincia de Buenos Aires, insistió en que los docentes no van a “resignar derechos”, y aclaró que tienen que “dar pelea no solo por los salarios, sino también en cuestiones que hacen a la educación pública de calidad”.

Almazán sostuvo que la “responsabilidad en el conflicto” la tienen “tanto el gobierno nacional como los gobiernos provinciales” y aseguró que “en la paritaria docente, además del piso salarial, se plantean políticas socioeducativas” que apuntan a que “ningún niño, niña o joven quede excluido de su derecho a la educación porque está condicionado por la situación económica de su familia”.

Sobre la medida de fuerza de 72 horas, la dirigente señaló que hay “una muy alta adhesión a la medida de fuerza, en particular en la provincia de Buenos Aires” pero “también a nivel nacional”. Es que la medida de fuerza fue convocada por la CTERA y luego llegó la del FUDB. “Ha sido una decisión muy consciente de los docentes bonaerenses porque sabemos que hay salarios empobrecidos, por los descuentos del año pasado que este año se vuelven a reiterar y por los intentos de disciplinamiento como son los recorridos que hacen los funcionarios por las escuelas los días de paro”, analizó.

Nueva convocatoria

Almazán planteó, en diálogo con Info Región, que el gremio espera que “el gobierno convoque a resolver el conflicto con una propuesta en relación al salario y también con una propuesta sobre planes de obras para las escuelas y las cuestiones que hacen a las políticas socio educativas”. “Nos preocupa realmente la condición de nuestros alumnos”, aseveró.

A fines de febrero, los gremios docentes bonaerenses rechazaron la oferta del gobierno provincial, que contemplaba una cláusula gatillo (la inflación del 2019) y un cinco por ciento de recomposición por los puntos perdidos en 2018. El FUDB reclama un 16 por ciento. “Somos trabajadores de la educación que estamos planteando que nos den garantías para nuestros derechos y esto se tiene que expresar en el marco de la paritaria”, concluyó Almazán.

El FUDB alerta que la propuesta “achata la escala salarial” porque garantizan un piso mínimo de 18.450 pesos para todos los docentes, sin tener en cuenta los años de antigüedad. Además, denuncian que para el año en curso no hay una mejora sino que la oferta es equiparar los salarios con la inflación.

Previo En el Beranger, Temperley va por la recuperación
Siguiente Rossi instó a "definir diferencias en las PASO"