Arrancó el juicio por el crimen de Agustín Hernández

Este jueves se realizó la primera audiencia ante el TOC 7 de Lomas de Zamora. Son tres los imputados por el hecho.

Comenzó este jueves el juicio por el asesinato de Agustín Hernández, ocurrido en diciembre del 2016 en la estación de Temperley. El proceso está a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 7 de Lomas de Zamora y los imputados son Jean Palomar, Ezequiel Duarte y Andrés Avellino Espindola, un grupo de “trapitos” que vivían debajo del puente en el que se produjo el asesinato, que están acusados de “homicidio en ocasión de robo”. Hay un cuarto sospechoso que permanece prófugo.

En la primera audiencia, las partes presentaron el caso. La fiscal Mabel Lois, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 de Lomas, está a cargo de la parte acusatoria en representación del Ministerio Público Fiscal.

El arranque del juicio se demoró más de dos horas debido a una amenaza de bomba en Tribunales por la que hubo que desalojar las instalaciones. Tras comprobar que se trató de una falsa alarma, se inició el proceso.

Testigos

En la primera audiencia fueron citados once testigos. Uno de ellos fue un guardia de seguridad de un hotel que trabajaba en la noche del hecho en una garita a pocos metros del puente donde ocurrió el crimen.

Según indicó, ese día observó como un grupo de gente en situación de calle realizaba una “ranchada” debajo del puente peatonal de Temperley, donde vivían.

De acuerdo con su exposición, en ese marco un grupo de jóvenes que se dirigían a cruzar por el puente comenzaron a “orinar en el descanso de la escalera” y por ese motivo el grupo comenzó a “insultarlos y salieron a correrlos”.

“Salieron corriendo hacia el puente y uno de ellos tomó un tirante”, aseguró el testigo aunque luego no supo que sucedió.

En su declaración, también sostuvo que “Jean (Palomar) no estaba en el grupo que salió corriendo” y que “Ezequiel (Duarte) se encontraba durmiendo en la vereda muy borracho”. Del tercer imputado, Andrés Avelino Espínola, no pudo dar detalles.

El hecho

Agustín tenía 20 años y el 23 de diciembre de 2016 fue sorprendido por delincuentes en el puente peatonal de la estación de trenes de Temperley. Durante el robo recibió un golpe en la cabeza y cayó por los escalones del puente. Agonizó durante dos días y murió.

Previo En abril, la balanza comercial arrojó un superávit de u$s 1.131 millones
Siguiente Mujeres, niñas y niños, las víctimas de la violencia machista en la Región