Los jubilados, al margen de los anuncios

"En septiembre van a recibir el aumento propio de la movilidad", se limitó a decir Carolina Stanley ante una consulta. Sí habrá un universo beneficiado por el cambio en Ganancias.

El presidente Mauricio Macri dio a conocer este miércoles una serie de medidas que se adoptarán para paliar la crisis. Se anuncian refuerzos en la AUH, bono para fuerzas de seguridad, descuentos en Ganancias y aumento del salario mínimo. Sin embargo, los jubilados y pensionados no tienen beneficio alguno.

La ministra de Salud y Desarrollo Social, Carolina Stanley, descartó un aumento extra en las jubilaciones, más allá del incremento que recibirán en septiembre correspondiente a la Ley de Movilidad, en el marco de la conferencia de prensa brindada tras los anuncios.

“En septiembre van a recibir el aumento propio de la movilidad, se recibe cuatro veces en el año. Por cómo funciona ese aumento, ya estaban llegando a superar el aumento de la inflación en el país. Por lo cual, por ahora, es eso lo que van a recibir en septiembre. Y los jubilados que pagan Ganancias, entran en lo que son los descuentos propios de ese impuesto”, precisó.

Entre las medidas anunciadas por el Gobierno para trabajadores que pagan el Impuesto a las Ganancias, figura el aumenta un 20% el piso y la deducción especial a partir de los cuales pagan el impuesto los jubilados y los empleados en relación de dependencia. Esto afecta a dos millones de personas. “Esto permitirá una mejora en el sueldo de bolsillo de alrededor de 2.000 pesos por mes, pero puede ser mayor o menor, según los ingresos y el tipo de grupo familiar”, precisaron desde Casa Rosada.

También habrá una devolución por los impuestos ya pagados en el año, del orden de 12.000 pesos para una familia tipo casado con dos hijos con un salario bruto de 80.000 pesos al mes.  El nuevo mínimo no imponible del salario bruto a partir del que se paga el impuesto queda en 55.376 pesos para un trabajador soltero y en 70.274 pesos para un trabajador con cónyuge y dos hijos.

Los autónomos, por su parte, recibirán una reducción del 50% en los anticipos que deben pagar el resto del año. 

Los trabajadores en relación de dependencia no pagarán sus impuestos al trabajo (aportes personales, el 11% del sueldo bruto) durante septiembre y octubre, con un tope para el beneficio de 2.000 pesos por mes. “Esto beneficia a 6,5 millones de trabajadores que en su gran mayoría recibirán 2.000 pesos extra en cada mes”, señalan. La medida alcanzará a las personas con salarios brutos menores a 60.000 pesos mensuales. El Estado Nacional absorberá el costo de esos aportes. 

En cuanto a monotributistas, no pagarán el componente impositivo de su cuota el mes que viene. Esto equivale en promedio a 1.000 pesos por persona o hasta 4.000 pesos en las categorías más altas. “Esta medida beneficiará a 3,1 millones de personas. El único requisito es pagar en tiempo y forma”, señalan.

En torno a los trabajadores informales y desempleados: habrá dar dos pagos extra de 1.000 pesos por hijo, uno en septiembre y otro en octubre.

Los empleados de la administración pública nacional, las fuerzas armadas y las fuerzas de seguridad federales recibirán a fin de mes un bono de 5.000 pesos.

También proponen un aumento del salario mínimo. “Para definir el porcentaje final del aumento, el Gobierno va a convocar al Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, Vital y Móvil, del que participan el Estado, los trabajadores y las empresas”, aclaran.

Previo Los ministros confían en que las medidas generen alivio
Siguiente En San Albano apuntan a recuperarse desde lo anímico