¿Un fútbol sin descensos?

La autoridad máxima del fútbol argentino debe tomar decisiones ante el parate por la pandemia: dejar sin efecto los descensos hasta el 2022 y sostener los promedios, es la principal variante que se maneja. El martes habrá reunión de AFA.

El fútbol argentino avanzó hoy hacia una reestructuración obligada por la pandemia de coronavirus que contempla dar por terminada la temporada 2019/20, la cual quedó detenida luego de dar rodaje a la primera fecha de la Copa de la Superliga.

En primera instancia las autoridades se plantean suspender los descensos hasta 2022 en todas las categorías, pero mantener los promedios en Primera División, que volverán a tener vigencia ese mismo año. Es decir que, con los dos ascensos de la Primera Nacional, el número de equipos irá creciendo hasta la fecha en la que estipulan todo vuelva a la normalidad.

Por el lado de los equipos de la Región, uno de los beneficiarios sería Banfield, institución que buscaba confirmar su permanencia en la temporada vigente, aunque en esta actualidad estaba técnicamente afuera de la zona de los equipos que perderían la categoría.

Definiciones

El Comité Ejecutivo de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) tiene previsto reunirse virtualmente este martes para tomar definiciones sobre todos los torneos y el consenso alcanzado entre dirigentes en las últimas horas es ponerle punto final a la actual campaña.

En paralelo, ante las modificaciones obligadas en el calendario y tratándose de anticipar a una eventual vuelta a las canchas, la dirigencia del fútbol argentino evalúa también un torneo de transición en Primera para lo que resta del año, cuyo formato dependerá del tiempo disponible para jugar una vez conseguida la autorización del Ministerio de Salud del gobierno argentino.

Por otra parte, pensando en el descenso y los números, no está definido si los puntos acumulados en ese campeonato tendrán validez para la tabla de los promedios.

El ascenso

Como se viene manejando hace unas semanas, en las categorías menores se aguarda que gran parte de las definiciones se realicen en el campo de juego. La agenda en principio podría permitir resolver los Reducidos con las tablas generales vigentes, lo que no cae del todo bien a quienes luchaban por un ingreso con varias fechas por delante.

En esa línea, Temperley disputaría el Reducido de la Primera Nacional, Brown de Adrogué mantendría la categoría, mientras que Los Andes y Talleres, estarían dentro de los ocho que jugarán el Reducido en la Primera B.

La Primera Nacional tiene que decidir dos ascensos (uno entre los finalistas de las Zonas A y B y otro por Reducido); mientras que la B Metropolitana, la C y la D deben dirimir también dos entre los respectivos ganadores de los torneos Apertura (ya jugados) y Clausura y el restante por Reducido.