Guernica: Afirman que el panorama por el retiro pacífico “es alentador”

Así lo consideró el fiscal Marcelo Romero, uno de los tres que interviene en la causa por la toma de tierras. Destacó también que “quedan pocas familias” por sumarse al retiro voluntario.

El fiscal de La Plata Marcelo Romero, uno de los tres que interviene en la causa por la toma de terrenos en Guernica, sostuvo este lunes que “el panorama es alentador” porque “quedan pocas familias” que llevan a cabo la ocupación de las tierras.

“Cada día, más familias se van incorporando al proyecto de abandono pacífico del predio”, destacó Romero, al tiempo que sostuvo que “el panorama es alentador” de cara al desalojado por orden judicial antes del 30 de octubre.

Además, en diálogo con la agencia estatal Télam, aseguró que “el Ministerio Público Fiscal está expectante en este tema pero no participamos de las negociaciones” y destacó que el juez de la causa, Martín Rizzo, “manifestó que deben agotarse todas las alternativas para una salida pacífica, sin violencia”.

Romero, que interviene en la causa junto a los fiscales Juan Cruz Condomí Alcorta y Juan Pablo Stasi, apuntó que “la orden de desalojo sigue vigente y sí o sí hay que cumplirla antes del 30 de este mes y debe ser en días hábiles y con condiciones climáticas que no sean adversas”.

“No sé el número exacto de efectivos policiales que van a intervenir en el desalojo, pero serían más de mil, pero tampoco sé el número exacto de familias en la toma porque todos los días varía y quedan muy pocas“, añadió.

El fiscal sostuvo que “los que tratan de boicotear las negociaciones” encauzadas por el Gobierno bonaerense “son algunas agrupaciones muy radicalizadas”, al igual que lo consideró semanas atrás el ministro de Desarrollo de la Comunidad, Andrés Larroque.

Romero destacó que, cuando ocurra el desalojo, el personal que ingresará al predio “estará desarmado e incluirá a hombres y mujeres de todas las especialidades policiales y también personal de los ministerios que están trabajando para la contención de embarazadas y mujeres que están por violencia de género”.

“Creemos que todo va a salir bien; seguramente, la gran mayoría se va a ir por sus propios medios antes de nuestro ingreso y, los que quedan, serán invitados a retirarse”, explicó.