2020: La mitad de los trabajadores cayó en la informalidad y uno de cada cuatro es pobre

El 51,1% de los trabajadores se desempeñan en el mercado informal mientras que su ingreso es 35,4% menor al promedio general de salarios.

Foto archivo

2020 no fue un años sólo signado por la pandemia sino que, además, trajo consigo un marcado deterioro de las condiciones de vida y los salarios reales de los trabajadores urbanos de la Argentina, la mitad de los cuales se desempeñaron en la informalidad y el 27, 4% del total cayó por debajo de la línea de pobreza.

Esa es la principal conclusión del último informe del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) que refleja el derrumbe de las condiciones laborales y de vida de las personas que si bien pudieron conservar su trabajo 2020, se vieron afectadas por la pandemia de coronavirus y las restricciones a la actividad económica y la movilidad social.

El informe destaca que si bien la tasa de desempleo registrada subió al 13,9%, este nivel, en realidad, sería del doble, el 28,5%, pero que se encuentra oculto a causa del llamado “efecto desaliento”, por el cual muchas personas abandonan la búsqueda de un trabajo por lo cual no son computados por las estadísticas oficiales.

El análisis revela que una significativa suba de los niveles de pobreza medidos exclusivamente entre las personas con trabajo: del 15,5% en 2017 trepó al 27,4% en 2020; mientras que al considerar la pobreza extrema dentro de ese segmento y en el mismo lapso el porcentaje creció de 1,9% a 4,4%.

“El incremento de la pobreza fue significativamente más intenso entre los trabajadores que viven en hogares del estrato trabajador integrado y del estrato marginal, que residen en el Conurbano Bonaerense, entre las mujeres y entre trabajadores en edades centrales (35-59 años)”, precisa el documento.

En ese sentido, indica que la propensión de las personas de 18 años o más a participar del mercado laboral bajó del 64,8% en 2019 al 63,1% en 2020, en tanto la tasa de empleo disminuyó en el mismo lapso del 57,9% al 54,1%.

El flagelo de la informalidad

Uno de los aspectos más significativos del trabajo revela que quienes se desempeñan en la microinformalidad alcanzaron al 51,1% del total y por primera vez fueron la mayoría del mercado laboral. El problema no termina ahí; el ingreso de los trabajadores informales fue un 35,4% menor al promedio general.

Por otra parte, los trabajadores del sector publico representaron el 15,2% y sólo el 33,7% se desenvolvieron en el sector privado formal.

Otra alerta se enciende al subrayar que el 46,4% de los ocupados no tuvo aportes al sistema de seguridad social pues al 27,6% a los que no les depositaron los aportes hay que sumar el 70,4% de los cuentapropistas que no los realiza. Además, el 32,4% de los trabajadores no contaba en 2020 con ningún tipo de seguro médico.

Finalmente, el observatorio dirigido por Agustín Salvia informó que la incidencia del trabajo doméstico no remunerado pasó del 56,5% del total en 2010 al 65,8% en 2020. El 89,6% de las mujeres mayores de 18 años realizó en 2020 un trabajo doméstico intensivo no remunerado, porcentaje que entre los hombres fue del 38,9%.