¿Es posible ‘dar vuelta’ el resultado de las PASO?

Desdel el oficialismo llaman sin cesar a "revertir el resultado de las PASO", el sistema electoral que nos rige desde 2011. ¿Qué dicen acerca de esto los antecedentes?

Apenas una de cada diez elecciones generales revirtieron el resultado que adelantaron las PASO. Tras la derrota de las elecciones del 12 de septiembre el oficialismo, con el mismo Presidente Alberto Fernández, llamó a militar para dar vuelta el veredicto de las urnas. Les presentamos los antecedentes a los que se aferra el Frente de Todos para mantener la ilusión de cara a las generales de noviembre.

Desde 2011 cuando se presentaron en sociedad las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias hasta el pasado 12 de septiembre se desarrollaron 120 elecciones en considerando los 24 distritos del país. 123, si tenemos en cuenta además las tres presidenciales. Sólo 14 elecciones se dieron vuelta: un modesto 11,4 por ciento.

La buena noticia para el peronismo es que la reacción es posible. La mala es que de esas 14 elecciones sólo salió victorioso en tres.

El primer caso es de las legislativas de 2013 y beneficia al Pro. En esa ocasión se conformó el frente UNEN donde convergían espacios de centro izquierda con el ARI de Elisa Carrió y en las PASO la sumatoria de las dos listas que se presentaron y en el que ganaron Carrió para Diputados y Pino Solanas para el Senado, les había dado ventaja en las PASO de 36 a 28 y de 32 a 31 por ciento, respectivamente. En las generales, la lista del Pro encabezada por el rabino Sergio Bergman se impuso a la de Carrió por 34 a 32 por ciento, y la de senadores con Gabriela Michetti y Diego Santilli derrotó a Pino” 39 a 28 por ciento. Al final: dos bancas amarillas para senadores por la mayoría en diputados cinco bancas para cada uno.

Ese mismo año pero en Jujuy, las primarias para diputados fueron para el Frente para la Victoria 33 a 31 por ciento sobre el Frente Jujeño liderado por Gerardo Morales, que la dio vuelta dos meses después, 39,81 a 39,41 por ciento. Cuatro décimas y un diputado más para la oposición que se llevó dos de tres.

En 2015 y en la provincia de Córdoba, la flamante coalición Cambiemos dio vuelta la PASO que había perdido en la categoría de diputados nacionales ante el oficialismo local encarnado en Unión por Córdoba 36 a 32 por ciento. En las generales de octubre revirtió el resultado: 50 a 21 del peronismo gobernante. De ese modo, logró cinco bancas contra dos del peronismo local. En la boleta de senadores nacionales se dio el mismo fenómeno; transformó la derrota 36 a 31 por ciento de agosto en victoria por 50 a 21.

Chaco, elecciones de medio término de 2017, el Frente Chaco Merece Más liderado por Jorge Capitanich vence en elas PASO 44 a 37 por ciento de Cambiemos que, dos meses después, ganará 42 a 40 por ciento. Dos bancas de diputado nacional para cada espacio.

Por su parte, en Salta y en 2017, el Frente Unidad y Renovación ganó las PASO 38 a 24 por ciento de Cambiemos País, que en las generales se impuso 30 a 24 por ciento. Igualmente, se dividieron entre ambos los dos diputados en juego.

Ese mismo año y en Chubut se dio un caso con tres jugadores. En las PASO de agosto el Frente para la Victoria logró el 33 por ciento de los votos, el oficialismo local con la lista de Chubut para Todos sumó el 27 por ciento y Cambiemos Chubut reunió el 26 por ciento. En cambio, en octubre fue el oficialismo local de Chubut para Todos el que venció con el 33 por ciento y Cambiemos trepó al segundo lugar con el 31 por ciento y entre los dos se repartieron las dos bancas en juego. El kirchnerismo vencedor en agosto quedó tercero y sin nada con el 24 por ciento.

Muchos analistas políticos pusieron de relieve que las PASO del 12 de septiembre maracaron la primera derrota del peronismo en La Pampa desde 1983. Falso: en 2017, en la PASO elección para diputados Cambiemos derrotó al PJ 49 a 38, por ciento. Pese a la paliza, en octubre el peronismo venció por apenas poco más de 70 votos a la oposición 45,42 a 45,39 y se quedó con dos de los tres diputados en juego. Las habladurías de pago chico pondrán como factor desequilibrante el mal perder de Carlos MacAllister, el ex jugador de Boca y referente del Pro que no supo digerir la victoria del radicalismo en las PASO. Lo cierto es que cada voto cuenta.

Los Rodríguez Saá, ¿espejo del futuro?

En San Luis el senador Claudio Poggi acaba de ganar las PASO y todos se preguntan si en noviembre se repetirá la historia de 2017 cuando también se elegían senadores y compitió con la alianza Avanzar y Cambiemos en una PASO en la que se impuso por 58 a 38 por ciento contra el Frente Unidad Justicialista de los sempiternos hermanos Rodríguez Saá, una victoria que, tamién, alcanzó a la boleta de diputados pero 55 a 37 por ciento.

Un triunfo en apariencia irreversible que fue revertido pr el clan gobernante a fuerza de recursos, estatales, amenzas y promesas. “Toda la carne en el asador”, anunciaron y lograron que para diputados la lista de Avanzar y Cambiemos baje al 43 y que la del FUJ trepe al 55 por ciento con lo cual se apropiaron de dos de los tres legisladores que se votaban ese año. Para el Senado, la lista de Poggi bajó a 43 por ciento y se impuso la del gobernador Alberto Rodríguez Saá con el 55 por ciento.

Ya en 2019, pero en Entre Ríos y con final cabeza a cabeza, otra vez Cambiemos logró revertir. Otra provincia donde han sabido dar vuelta la elección ha sido Entre Ríos. El Frente de Todos se impuso a Juntos por el Cambio en las PASO para diputados por 44 a 36. En octubre, Juntos por el Cambio ganó por menos de un punto: 45,72 a 45,20 por ciento y dos bancas para cada uno. Eso no fue todo en la categoría senadores nacionales el 44 a 36 del Frente ante Juntos por el Cambio se convirtió en octubre en un 45,59 a 45,47 por ciento para Juntos que se llevó dos de los tres senadores. Y lo dicho: cada voto cuenta.

El extraño caso de La Rioja

La Rioja es la provincia donde más veces la elección se dio vuelta: tres veces en 2013, 2015 y 2017 y con beneficiarios distintos. La primera, fue la Fuerza Cívica Riojana que había ganado las PASO 41 a 38 por ciento del Frente para la Victoria. Dos meses, el FpV escaló y ganó 46,94, contra 46,53 de su rival. Cada voto vale para ganar aunque cada uno se llevó lo mismo: una banca de diputado nacional.

Dos años después, Cambiemos logró el mayor: dos de los tres diputados que se elegían al pasar del 32 por ciento en las PASO al 51 por ciento en las generales, diez puntos más que el Frente para la Victoria, que en las primarias había sumado 40 puntos.

Finalmente, en 2017, el Frente Justicialista Riojano ganó 43 a 32 por ciento pero en las generales Cambiemos la dio vuelta y se impuso 44,78 a 44,15, en la elección de diputados, mientras que la de senadores el Frente Justicialista que se había impuesto en las primarias 48 a 36, cayó ante 48 a 45 por ciento. Cada voto vale.

Santa Fe, mucho en juego

Finalmente, Santa Fe donde este años se elegirán, también tres senadores nacionales con tres jugadores el disputa: el oficialismo peronista, Junto por el Cambio y el Frente Progresista.

En 2017, el Frente Justicialista ganó ajustadamente las PASO 27,95 a 27,09 por ciento pero en las generales Cambiemos creció al 38, contra 25 por ciento. Cinco diputados para Cambiemos y tres para el peronismo.

Finalmente en las PASO de 2019 se impuso el Frente de Todos 42 contra 33 por ciento de Juntos por el Cambio, que en las generales escaló y logró el 43,30, contra 42,26 por ciento del FdT. Cinco diputados fueron para Juntos y cuatro para el peronismo.

Haya que esperar hasta noviembre.