La industria Pyme cayó en septiembre según CAME

CAME advirtió que las empresas consultadas manifestaron problemas con las importaciones como restricciones para ingresar insumos y obstáculos para pagarlas.

La actividad de las pequeñas y medianas empresas registró en septiembre una caída de 0,7% respecto al mes anterior y un incremento del 21,6% en la comparativa interanuel respecto a 2020 cuando aún regían numerosas restricciones con motivo de la pandemia.

“Los principales motores de crecimiento en septiembre fueron la demanda por sustitución de importaciones de bienes de consumo y la demanda externa”, indicó la entidad en el informe presentado, que remarca la prolongación del alza de la producción y el acercamiento a los niveles pre-pandemia.

El registro destaca que no hubo ningún sector con descenso en la producción de manera anual y que los más incrementaron su actividad fueron Calzado y marroquinería (+38,6%) y Material de transporte y sus partes (+35,6%).

Con respecto a la baja mensual, señala que el principal registro negativo estuvo protagonizado por el rubro de Indumentaria y textil (-12,8%). El informe revela que cuatro de las once ramas relevadas cayeron, mientras que las siete restantes subieron.

El relevamiento refleja que la industria pyme acumula un alza de 24,6% en los nueve meses que van del año, frente a igual periodo de 2020 y de 0,4% frente a los mismos meses de 2019.

Al mismo tiempo señala que hubo un leve repunte en el porcentaje de empresas con rentabilidad negativa, pasando de 9% en agosto a 10,1% en septiembre. Mientras que en referencia a la situación de la empresa se informó que “la proporción de industrias que declararon que su situación es mala o crítica alcanzó al 6%, el 35% la calificó como regular y 58% restante como buena”.

La CAME reservo un párrafo de su informe para advertir especialmente que “las empresas consultadas manifestaron que encuentran problemas con las importaciones: por un lado, restricciones para ingresar piezas, partes e insumos, por otro, mayores obstáculos para pagarlas y finalmente, el incremento de los precios por parte de las navieras, entre otros motivos por la falta de contenedores a nivel mundial”.