“Se llenan la boca hablando de educación en clave de marketing político-electoral”, advirtió Baradel

El titular de Suteba y referente de la Ctera repudió los dichos de la ministra de educación porteña, Soledad Acuña, quien aseguró "es tarde" la reincersión porque "están perdidos en pasillos de la villa".

El secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación de la provincia de Buenos Aires (Suteba), Roberto Baradel, rechazó las declaraciones de la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, quien ayer dijo que los chicos que dejaron la escuela “ya están perdidos en los pasillos de una villa”. Reflejan que el macrismo “desprecia a la educación pública y tiene una concepción clasista y discriminatoria”.

“Se muestran tal cual son: desprecian a la educación pública y a los sectores populares. No es tarde para ir a buscar a los chicos”, dijo el dirigente gremial en declaraciones a Télam. Y cuestionó que “teniendo el presupuesto más importante del país, la ministra no invierte en docentes ni en trabajadores sociales para ir a buscar a esos chicos y revincularlos nuevamente a las escuelas”.

“En la provincia de Buenos Aires, en cambio, hace más de un año se viene trabajando con programas especiales, nombrando a más de 30.000 docentes adicionales y casi 5.000 integrantes de equipos de orientación escolar destinados a revincular a las y los chicos que se desvincularon y para acompañar las trayectorias educativas de aquellos que lo necesiten”, subrayó Baradel.

“No les interesa. Se llenan la boca hablando de educación solamente en clave de marketing político-electoral, pero hacen todo lo contrario cuando son parte de la gestión”, reflexionó el líder de Suteba y referente de la Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina (Ctera). Sostuvo que las declaraciones de Acuña “se enmarcan en una concepción clasista y discriminatoria que es parte del ADN del PRO”.

En una entrevista con radio Rivadavia, la titular de la cartera educativa porteña planteó que en CABA, de los 6.500 alumnos que habían abandonado la escuela en el 2020, sólo 100 aún no regresaron a las aulas.

“Esto lo podemos hacer porque tenemos información, tenemos base de datos, tenemos legajos únicos. Sabemos dónde vive cada estudiante, cuál es su realidad y pudimos buscarlos a tiempo”, expresó. Acuña aseveró que, en otras regiones, “ya es tarde” para apuntar a la reintegración escolar, ya que los chicos “cayeron” en el narcotráfico, “están “perdidos en los pasillos de una villa” o debieron salir a trabajar.