La inflación no para y el precio de los alimentos en el conurbano no deja de subir


Un informe del Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCI) llevado adelante en el conurbano bonaerense puso de relieve que el aumento del precio de los alimentos en los primeros ocho meses del año golpea a los más pobres y es uno de las principales preocupaciones de la población.

Según el relevamiento que cada mes llevan de los precios de los 57 productos que componen la Canasta Básica de Alimentos (CBA) en 900 comercios de cercanía en barrios populares del conurbano, mientras que en diciembre de 2021 una familia de dos adultos y dos hijos necesitó para comprar sus alimentos indispensables para un mes, disponer de $31.849,95. Ocho meses después, en agosto pasado, requirió un 64% más: $52.346,15.

Si esa misma familia quiso sumar a esos alimentos otros gastos como salud, educación, vestimenta, transporte, tarifas y mantenimiento del hogar, es decir, cubrir la Canasta Básica Total CBT) en diciembre de 2021 necesitó $75.165,88 que en agosto de 2022 se transformaron en $ 117.778,83: 57% más que ocho meses atrás.

En lo que va de de 2022 los precios de las frutas y verduras se dispararon más del 90%; mientras que los productos de almacén subieron 72% y las carnes se incrementaron cerca del 44%.

“Los aumentos otorgados por el Gobierno para las asignaciones sociales, jubilaciones y pensiones y salarios de los empleados estatales, en ningún momento logran detener la sangría al poder adquisitivo que produce el incremento constante de los precios”, subrayaron desde el ISEPCI.

“En estos días llevamos adelante en todo el país, en el marco de la ley de iniciativa popular, una campaña para juntar un millón de firmas para reclamar que el Parlamento sancione una Ley de Congelamiento de Precios y Tarifas por un plazo mínimo de un año”, adelantaron.