Estatales convocaron a un paro para pedir la reapertura de paritarias

El Consejo Directivo de ATE bonaerense lo definió para el miércoles. “De no haber respuesta vamos a 48 horas la semana posterior”, advirtió el titular del gremio, Oscar de Isasi.

Los estatales bonaerenses enrolados en la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) realizarán un paro el miércoles 3 de abril en reclamo de la reapertura de paritarias para ese sector de trabajadores de la provincia de Buenos Aires.

La medida se definió este viernes en una reunión del Consejo Directivo Provincial que además resolvió que ese día se realizarán marchas y actos en todos los distritos de la provincia de Buenos Aires.

El secretario general de ATE bonaerense, Oscar de Isasi, advirtió además que “de no haber respuesta” realizarán “48 horas de paro la semana posterior”.

El gremio pide la reapertura de la paritaria de la Ley 10.430 que engloba a los estatales de la administración central, enfermeros, auxiliares de la salud y educación y trabajadores de niñez, entre otros.

“Exigimos que el aumento salarial no sea menor al 23 por ciento en relación a los salarios de 2018 y que haya una cláusula gatillo que no nos haga perder más poder adquisitivo”, sostuvo Isasi.

El gobierno bonaerense acordó a fines del año pasado con los gremios UPCN y Fegepba un aumento del 16 por ciento en el primer semestre con cláusula de revisión en julio y otro 4 por ciento entre septiembre y noviembre con revisión a fin de año si la inflación supera el 20 por ciento.

Movilización

Por otra parte, desde ATE ratificaron la participación en la movilización del 4 de abril en defensa producción y el trabajo, confluyendo con sindicatos y centrales sindicales en una gran marcha nacional.

“Defendemos la producción nacional, con trabajos dignos y preservando el medio ambiente. Esta es la clave que tenemos que transitar en el tiempo que viene”, subrayó de Isasi.

Previo Conde ratificó su apoyo a González pero valoró que Otero “le suma” al espacio
Siguiente Con necesidades dispares, Los Andes y Temperley reeditan el clásico