Sileoni admitió problemas de gas en escuelas: distribuirían estufas eléctricas

El director general de Cultura y Educación señaló que en gran parte de las instituciones afectadas, hay obras. "Ojalá sea el último año con estas dificultades", dijo.

Las quejas por falta de gas en escuelas de la provincia de Buenos Aires se multiplicaron con la llegada de las bajas temperaturas. Desde el gobierno bonaerense admitieron un problema y señalaron que se trabaja para resolverlo en el transcurso del año. Distribuirían estufas eléctricas para que las instituciones afectadas puedan calefaccionarse.

El director general de Cultura y Educación de la provincia de Buenos Aires, Alberto Sileoni, aseguró que la cartera está trabajando para resolver el problema de gas que existe en determinadas escuelas y precisó que se realizaron 1.500 obras desde que se asumió la gestión de Axel Kicillof. “Hay un problema importante de gas que estamos trabajándolo para que ojalá sea el último año con estas dificultades“, dijo el funcionario provincial en diálogo con radio Futurock.

Sileoni explicó que desde que asumió el gobernador Axel Kicillof (quien este miércoles participó de la inauguración del edificio de la escuela de educación especial 503 de Temperley) se realizaron en la provincia de Buenos Aires 1.500 obras de gas en establecimientos educativos y se invirtieron “más de 300 millones de pesos a inicio de este año para que los Consejos Escolares puedan prender las estufas una vez llegadas las bajas temperaturas”. “Es un universo es tan grande que todavía hay muchas obras no terminadas. En varias escuelas, están las obras avanzadas y en otras no podremos resolver este año la situación. En esos casos, estamos pensando en distribución de estufas eléctricas“, adelantó.

Sileoni detalló que entre los problemas que existen sobre el gas en las escuelas, aparecen también “obras terminadas que están esperando que pase la empresa prestataria a permitir y liberar el cepo, y por otro lado, hay obras terminadas donde necesitamos que las estufas las prendan gasistas matriculados, ya que ya no las prenden más los auxiliares”.

En esa línea, subrayó que luego del episodio vivido en agosto de 2018 en la Escuela 49 de Moreno, cuando dos trabajadores de la educación fallecieron a causa de una explosión en la caldera, se cambió “el modo el modo en que se tratan estos temas”.

En agosto 2018 hubo un episodio singularmente trágico que transformó la relación de infraestructura con las instalaciones de gas. Eso exige ahora una enorme cantidad de recaudos, y a veces, por pérdidas menores, las escuelas encuentran clausurados los servicios“, precisó. El funcionario agregó que “antes de ese episodio prender las estufas hacia el inicio del frío era una actividad que hacían los y las auxiliares de las escuelas”, pero que, a partir de allí, las cosas se pusieron “en otro plano de responsabilidad, incluso también para los gasistas matriculados, es una responsabilidad definitiva”.

“No voy a justificar que no hay problemas, voy a decir que son 11 mil edificios escolares, hemos intervenido una gran cantidad, tenemos problemas de gas en algunas, pero en la mayoría de las escuelas donde hay problemas de gas, hay obras. Desde que asumimos encontramos un parque edilicio bastante abandonado, a partir de ahí hemos hecho una gran tarea pero debo decir que algunos alumnos pueden estar pasando esta situación”, puntualizó.