Dolor en la iglesia: murió Carlos Catani, cura obrero de Burzaco


El presbítero Carlos Roberto Catani, párroco emérito de San Cayetano, falleció hoy a los 85 años y con él se va el último de los curas obreros.

Catani desarrolló gran parte de su actividad pastoral en el marco de la opción preferencial de los pobres y siempre mantuvo su trabajo como obrero metalúrgico ,al tiempo que atendía a las comunidades de Nuestra Señora del Tránsito en Ministro Rivadavia, y de Inmaculada Concepción y San Cayetano en Burzaco.

“Descansa en paz, trabajador infatigable del Reino. Pastor cercano. Predicador valiente. Obrero silencioso. Defensor de los olvidados y perdedores. Enamorado de Jesucristo. Amigo fiel. El último de los curas obreros”, lo despidió en las redes Claudio Santagatti, presidente de ala Unión de Magistrados y Funcionarios de Lomas de Zamora, una de las centenares de personas sobre las que ejerció un magisterio paternal.

Nacido un 20 de diciembre de 1936, hincha del rojo y de exquisita conversación repleta de anécdotas, fue un ejemplo vivo de una conducta y una ética sin dobleces que se mostraban en sus sermones directos y de un solo filo.

Muchos lo recuerdan bajándose de un tren repleto, de regreso del trabajo en la fábrica y con el tiempo tan justo para celebrar la misa que siquiera podía cambiarse los zapatos de seguridad ni la camisa de grafa azul que se empeñaba en aparcer por debajo de su indumentaria sacerdotal.

“Sería feliz si no tuviera que celebrar a San Cayetano eso significaría que la gente tiene trabajo y puede vivir dignamente“, dijo alguna vez en una entrevista en la que contaba que todos los días salía a hacer las compras y que se movía “en colectivo, nadie me cuenta cómo están las cosas”.

En ese momento recalcaba su esperanza en un cambio en la Iglesia y advertía que “la estructura conservadora no quiere rejuvenecerse y le opondrá mucha resistencia”.

Hombre de avanzada, en esa entrevista planteó la importancia de crear el ministerio femenino que incluya el sacerdocio y que la feligresía pueda participar de la elección de sus diáconos, sacerdotes u obispos.