El Papa despidió a Benedicto XVI como un pastor que tuvo “sabiduría, delicadeza y entrega”


El papa Francisco despidió al “pastor” Benedicto XVI al presidir ante 50.000 personas en Plaza San Pedro el funeral del pontífice emérito fallecido el sábado a los 95 años, de quien destacó su “sabiduría, delicadeza y entrega”, en una ceremonia que culminó con la inhumación del cuerpo de Joseph Ratzinger en la Basílica vaticana.

“Es el Pueblo fiel de Dios que, reunido, acompaña y confía la vida de quien fuera su pastor”, planteó Francisco durante la homilía de la misa con la que, en un hecho inédito para la historia moderna de la Iglesia, un pontífice en funciones encabezó las exequias de uno emérito, Ratzinger, Papa reinante entre 2005 y su renuncia de febrero de 2013.

Un total de 50.000 personas participaron del funeral, la mitad de las previstas, de acuerdo con lo informado por la oficina de Prensa de la Santa Sede en base a datos de la Gendarmería vaticana.

En su mensaje, Francisco pareció aludir a la dimisión de Benedicto y, tras citar un texto de San Gregorio Magno, recordó “la conciencia del Pastor que no puede llevar solo lo que, en realidad, nunca podría soportar solo y, por eso, es capaz de abandonarse a la oración y al cuidado del pueblo que le fue confiado“.

Tras su renuncia, basada en falta de fuerzas y luego de una serie de crisis internas por la filtración de documentos secretos y escándalos vinculados a los abusos sexuales por parte de miembros del clero, Benedicto se recluyó en un monasterio de los jardines vaticanos en el que falleció el 31 de diciembre.

“Como las mujeres del Evangelio en el sepulcro, estamos aquí con el perfume de la gratitud y el ungüento de la esperanza para demostrarle, una vez más, ese amor que no se pierde; queremos hacerlo con la misma unción, sabiduría, delicadeza y entrega que él supo esparcir a lo largo de los años”, agregó Francisco en la ceremonia, que se desarrolló en medio de un fuerte operativo de seguridad.

papa1

La histórica ceremonia, que contó con algunos detalles litúrgicos de los funerales tradicionales de un Papa reinante, había comenzado minutos antes de las 9 de Roma, cuando la niebla presente hacía aún imposible distinguir la famosa cúpula de la Basílica, y el féretro con el cuerpo del Papa emérito fue depositado en la explanada de San Pedro para que los fieles recen el rosario en su homenaje.

Según el Vaticano, 3.700 sacerdotes de todo el mundo concelebraron la misa junto a Francisco, además de más de 120 cardenales y 400 obispos.

Tras el funeral, Francisco presidió el rito de la Ultima Commendatio (la última recomendación) y la Valedictio (la despedida), el entierro en la cripta de la Basílica vaticana por el que el cuerpo de Benedicto XVI quedará ya donde antes estuvo el de Juan Pablo II.