El Gobierno rechazó modificar el proyecto de Presupuesto

En su exposición en Diputados, Marcos Peña desestimó los pedidos de la oposición tras el acuerdo con el FMI.

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, rechazó este miércoles el pedido del kirchnerismo de rearmar el Presupuesto 2019 al recalcar que ese proyecto “tiene la coherencia, y los valores correctos para encarar un camino hacia el equilibrio fiscal”. Así lo sostuvo al exponer en la sesión informativa de la Cámara de Diputados.

“Ratificamos el Presupuesto enviado porque tiene la coherencia y los valores correctos para encarar el camino hacia el equilibrio fiscal, que nos va a permitir reducir la vulnerabilidad hacia el financiamiento externo, que se planteó en estos tres años como una preocupación. Este proyecto reduce los desequilibrios que existían cuando recibimos el Gobierno en 2015”, aseveró Peña.

Críticas y respuesta

Uno de los diputados que pidió al Gobierno que reformule el proyecto fue el ex ministro de Economía Axel Kicillof ya que sostuvo que “este Presupuesto es un dibujo y está muerto, no solo porque lo acordaron con el FMI sino que además va en contra de los intereses del pueblo”.

“El año pasado nos hicieron votar un Presupuesto que estimaba una inflación del 10 por ciento, pero a los pocos ideas lo cambiaron para subirla a 15, y ahora está cerca del 45 por ciento”, agregó. También expusieron sus críticas, entre otros diputados, el presidente del PJ, José Luis Gioja, el ex intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, y el sindicalista Hugo Yasky.

En respuesta, Peña resaltó el acuerdo logrado con los gobernadores para reformular el pacto fiscal, con la denominada “adenda” al afirmar que es “positivo para entender desde la responsabilidad la búsqueda de un mayor federalismo fiscal”.

Valoró que se discuta el Presupuesto “de manera civilizada, ya que hay un marco para dar los debates necesarios” y destacó que el gasto social “representa el 77 % del gasto primario, mientras en 2015 era del 65%”.

Inflación, deuda y dólar

En el informe, Peña también sostuvo  que “la actividad económica se contrajo un 0,9 por ciento como consecuencia de la caída del 31 del sector agropecuario, pero la mayoría de los sectores siguieron mostrando crecimiento. Si se excluye el sector agropecuario, en abril (último dato disponible) la actividad creció interanualmente un 3,3 por ciento”. “En mayo la economía sufrió una importante turbulencia cambiaria, provocada por factores externos e internos, que presionaron sobre el peso, hecho que nos obligó a replantearnos los plazos de la normalización de la economía”, apuntó.

“El camino gradual de reducción del déficit ahora va a ser un poco más rápido de lo que el Gobierno delineó inicialmente. Y la baja de la inflación va a ser algo más lenta de lo propuesto inicialmente dado el impacto de la depreciación del peso en los precios”, consideró el jefe de Gabinete, quien señaló que “mientras la Argentina tenga déficit fiscal seguirá vulnerable a la necesidad de financiamiento externo”.

Inflación

“El proceso de desinflación que se venía observando y que nos llevó a tener en 2017 el menor registro de inflación desde 2011 se vio interrumpido en 2018 por las recientes turbulencias financieras. De todas formas creemos que hay razones que indican que la inflación se reducirá en el mediano plazo”, consideró el funcionario que acudió por sexta vez al Congreso en el año.

Acuerdo con el FMI

“El Ministerio de Hacienda informa que el único monto desembolsado en el marco del acuerdo con el FMI fue USD 15.000 millones el 20/06/2018”, aclaró Peña, quien remarcó que “recientemente, se llegó a un acuerdo con el personal técnico del FMI en el que se refuerza la etapa inicial de financiamiento de dicho organismo aumentando los recursos disponibles para lo que queda de 2018 y 2019 en USD 19.000 millones, y se eleva el monto total disponible en el marco del programa a USD 57.100 millones hasta 2021”. “Los recursos disponibles en el marco del programa ya no se considerarán de carácter precautorio y se utilizarán para atender necesidades presupuestarias”, aclaró.

Deuda

“Como se detalla en el mensaje de presupuesto presentado al Congreso,  este año el ratio deuda/PBI crece por efecto del tipo de cambio. A partir del año que viene, a medida que se cumplan las metas fiscales, el ratio comenzará a descender a niveles bajos y sostenibles”, planteó Peña en el informe. “Estimamos que para diciembre de 2018 el stock de deuda pública será de USD 315.698 millones, lo que significa una caída de USD 5.237 millones frente al mismo período de 2017”, acotó.

Y luego señaló: “En cuanto a la deuda neta (aquella en manos de privados y organismos multilaterales), la estimamos en USD 188.492 millones, USD 23.380 millones por encima del stock de diciembre de 2017. Hay que señalar que parte del aumento en la deuda con organismos corresponde a los desembolsos del acuerdo Stand By con el FMI. De los desembolsos realizados en 2018, USD 7.500 millones se utilizaron para foralecer las reservas del BCRA”.

“A pesar de la caída proyectada para la deuda expresada en dólares en 2018, medida en porcentaje del PBI proyectamos un incremento de 29,9 puntos (de 57,1% a 87,0% del PBI), mientras que para la deuda neta proyectamos un aumento de 22,6 puntos (de 29,4% a 52,0%). Estos aumentos se deben esencialmente al incremento del tipo de cambio registrado este año. El ratio de deuda se calcula valuando la deuda al tipo de cambio de fin de período y comparándola con el PBI en pesos corrientes. Si hiciéramos esta valuación al tipo de cambio promedio proyectado, la deuda neta pasaría de 25,9% en 2017 a 38,6% en 2018, un incremento de 12,7 puntos del PBI. Esto significa que el aumento en la deuda está asociado pr incipalmente al aumento en el tipo de cambio real, que está en niveles elevados en términos históricos”, amplió.

Informe de Peña by Info Región on Scribd

Previo Lo detuvieron por apuñalar a su amigo
Siguiente El dólar baja por tercer día consecutivo