“Mucha necesidad y pocas donaciones”, el difícil año de hogares y ONG’s

El 2019 fue difícil para muchos y las asociaciones no fueron la excepción. Arrancan este año con esperanzas renovadas y dudas.

Los argentinos viven una fuerte crisis económica desde hace ya varios años. En ese contexto, las visitas a los merendero y hogares aumenta notoriamente, en un contexto en donde la pobreza infantil llegó a su tope más alto en la última década

“Difícil” es la palabra que eligen los referentes de hogares y ONG’s a la hora de calificar el 2019. “Hubo una pérdida respecto a esos donantes. Las situaciones particulares a todos nos cambiaron bastante respecto cómo enfrentar la cotidianeidad. Y así, la solidaridad se ve complicada”, afirmó Silvia Casas, titular de Casa MANU (Casa Más Amor Nos Une), en diálogo con Info Región.

“Hubo que trabajar muchísimo para poder continuar con los proyectos que teníamos en carpeta. Como por ejemplo, a los talleres que dábamos en las escuelas sobre salud sexual y reproductiva, pensábamos agregarles género y diversidad sexual, pero el donante dejó de financiar. Había un acuerdo con el Municipio (Esteban Echeverría) pero no se pudo llevar a cabo este año. Uno tiene que achicar determinadas cosas para poder continuar con otras”, indicó Silvia. 

En esa sintonía, la titular de Casa MANU apuntó que trabajan “en el centro de estimulación sensorial” hace varios años, pero “hace un par de meses está parado”. “Estamos con problemas en los temas del presupuesto. Como el aumento de los precios es constante, uno tiene que presupuestar algo chiquito, ver si le alcanza el dinero y luego parar”, lamentó.

Desde la Fundación Sí, por otra parte, sostienen que “hace mucho tiempo” viven la misma situación en la que “hay mucha necesidad pero pocas donaciones”. “Intentamos hacer la mayor cantidad de colectas pero no podemos afrontar todo”, afirmó Maximiliano, referente de la organización en Zona Sur

“Recibimos mensajes pidiendo ayuda y nos genera impotencia. Nos solicitan personas que no son de Lomas de Zamora, como Berazategui o Florencio Varela. A veces no damos abasto para poder cubrir todo lo que hay para hacer. Eso es bastante complicado a pesar de que hay gente joven, muchos voluntarios”, subrayó, en diálogo con este medio. 

El 2020 y la esperanza

Con el cambio de Gobierno, las esperanzas y los objetivos se renuevan, aunque las dudas permanecen.“Esperemos que se haga algo bueno y productivo, que no que sean puras palabras. No queremos que se haga nada y olvidarnos de lo que dijeron. Obviamente, queremos sumar y ayudar. Todavía no se hicieron muchas cosas”, sostuvo Maximiliano, de Fundación Sí. 

Silvia, de Casa MANU, expresó que no sabe si “si va a mejorar” ya que “está todo muy complicado y confuso”. “Es muy difícil hacer un cronograma de lo que puede llegar a pasar en 2020. Hay cuestiones de eventos fijas, como el desfile, la correcaminata y el evento en la plaza de 25 de mayo de Luis Guillón, pero no sabemos lo que pueda ocurrir en el día a día”, añadió. 

“Este año la energía va a estar puesta en hacer un evento con muchas novedades, celebrando que Esteban Echeverria le da respuesta al sida desde la unión y la participación y de la ayuda solidaria”, concluyó.

Previo Desde ATE valoraron el aumento salarial aunque tenga “gusto a poco”
Siguiente La construcción cayó 5,2%