Cristina sobre el pedido de asilo de Rodríguez Simón: “Sentí estupor e indignación”

La Vicepresidenta sostuvo que “tarde o temprano, las máscaras caen y aparece el verdadero rostro del macrismo: mentira, cinismo y la verdadera impunidad en Argentina".

La vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner manifestó que el pedido de asilo político en Uruguay del ex asesor jurídico de Mauricio Macri, Fabián “Pepín” Rodríguez Simón, le causó “estupor, indignación y la convicción de que, tarde o temprano, las máscaras caen y aparece el verdadero rostro del macrismo: mentira, cinismo y la verdadera impunidad en Argentina”.

La ex mandataria compartió un mensaje desde sus redes sociales en el que remarcó que la situación de Rodríguez Simón le evocó “imágenes como la de Héctor Timerman regresando de Estados Unidos enfermo con un cáncer terminal e interrumpiendo su tratamiento por la citación judicial de (el fallecido juez Claudio) Bonadío“.

“(También) las imágenes de los desfiles mediáticos de ex funcionarios esposados, enchalecados, encasquetados y en condiciones humillantes, sometidos a paseos frente a las cámaras de televisión de los medios hegemónicos que, con una ‘inexplicable’ premonición, siempre sabían a qué hora y dónde iban a suceder las cosas”, rememoró.

La titular del Senado y ex presidenta mencionó a Rodríguez Simón como un “apretador serial de jueces y empresarios” y luego, al referirse a la solicitud de refugio político del abogado remarcó: “Pide asilo político en Uruguay por persecución y después dicen que somos nosotros los que ‘buscamos la impunidad'”.

“Juntos por el Cambio, desde el Gobierno, armó una causa judicial contra la entonces Procuradora Alejandra Gils Carbó, la amenazaron con armar causas contra sus hijas y la obligaron a renunciar pese a su absoluta legitimidad institucional, y pensar que son ellos quienes hablan de respetar las instituciones”, cuestionó.

La titular del Senado sostuvo también que “Juntos por el Cambio intenta prolongar una situación institucional que nunca tuvo lugar en la democracia argentina, la de Eduardo Casal, un Procurador interino sin acuerdo del Senado con procesamiento confirmado en segunda instancia por delitos cometidos en el ejercicio de su función, que sigue ejerciendo el cargo de fiscal”.