INDEC: casi un millón de hogares subsiste con menos de $20.000


La mitad de los hogares de la Argentina vive con menos de $60.000 por mes, en una sociedad en la que el decil más rico tiene ingresos 17 veces más altos que la porción más pobre, es decir que mientras el 10% que está en el piso de de la escala explica sólo el 1,1% del total de ingresos, el 10% más rico concentró el 31,8%.

Los datos del primer trimestre del año de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) relevada por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) indican que el 58,6% de la población total, que abarca a 16.866.823 personas, percibió algún ingreso, con un promedio igual a $ 42.394. Para marzo de 2021 la Canasta Básica calculada por el organismo era de $ 60.874, mientras que para mayo se incremetó para alcanzar un costo de $64.445.

La EPH, que abarca un universo de 28.806.672 personas, precisa que el ingreso promedio del estrato bajo, que incluye los deciles 1 a 4, siempre ordenados según el ingreso de la ocupación principal, equivale a $14.500; el del estrato medio (deciles 5 al 8), a $40.088; y el del estrato alto (deciles 9 y 10), a $102.917.

En marzo de 2021 el INDEC estableció que el costo de la Canasta Básica Alimentaria necesaria para que una familia de cuatro personas no sea considerada indigente era de $22.001. El costo de esa canasta en mayo ascendió a $27.423.

La desigualdad como regla

El reporte precisa, además, que el 10% más pobre de la sociedad subsiste con un rango de ingresos que van de 600 y 20.000 pesos mensuales. Este decil abarca a 931.474 hogares y 2.206.885 personas. Ese sector promedió un ingreso de $14.300 en el primer trimestre de 2021, apenas un 15 por ciento más que los $12.338 consignados en el último trimestre de 2020 en tanto que la inflación interanual para ese lapso fue de 42.6%.

El informe del Indec detalló, además, que el ingreso promedio per cápita del total de la población relevada, que corresponde a 28.806.672 personas, alcanzó los $25.284. Además, un 58,6% de la población total (16.866.823 de personas) percibió algún ingreso, cuyo promedio es igual a $42.394.

Por su parte, el nivel de igualdad medido a través del Coeficiente de Gini, que tiene al 0 como el nivel de mayor igualdad y al 1 con el de mayor desequilibrio, marcó 0,445 y se mantiene en rangos similares al primer trimestre de 2020, cuando se ubicó en 0,444.

Según la encuesta el 75,3% de la población tiene ingresos laborales, mientras que el 24,7% corresponde a ingresos no laborales, como ser jubilaciones y pensiones, alquileres, cuotas de alimentos o ayudas en dinero de otros hogares, subsidios o ayuda social del gobierno.

El peso de los ingresos no laborales fue mayor para los deciles de ingreso total familiar más bajos, siendo igual al 55,4% en el primero y 14,0% en el décimo y más alto.

El informe exhibe el marcado contraste entre los ingresos percibidos entre hombres y mujeres, mientras los varones perciben ingresos mensuales promedio por $ 48.570, las mujeres deben transitar esos 30 días con $ 36.123.

También hay una diferencia notoria del dinero con el que subsisten los asalariados registrados y los informales. De acuerdo al organismo censal, “el ingreso promedio de las personas asalariadas con descuento jubilatorio fue de $51.328, mientras que en el caso de aquellas sin descuento jubilatorio, el ingreso promedio equivale a $22.385″.