El Papa envió una mensaje a la Argentina: “No se puede vivir de subsidios”


El mismo tiempo en que la Argentina vive una jornada nacional de protesta, el Papa Francisco habló esta mañana en un encuentro de empresarios argentinos para aclarar que no está de acuerdo con “vivir de subsidio” y que defiende la cultura del esfuerzo y el trabajo.

“No se puede vivir de subsidios”, dijo el Papa en un mensaje que grabó para ser reproducido en el 57° Coloquio de IDEA que se lleva a cabo esta semana y reúne a lo más destacado del empresariado nacional.

Allí el pontífice dejó un mensaje en favor de la generación de trabajo genuino y rechazó lo que, según dijo, algunos le hacen decir pero que en realidad no piensa en relación al fenómeno de los planes sociales.

“Me hacen decir cosas que no sostengo”

“Algunos me han hecho decir cosas que yo no sostengo. Que propongo una vida sin esfuerzo o que desprecio la cultura del trabajo. Imagínense si se puede decir eso de un descendiente de piamonteses que no vinieron a nuestro país con ganas de ser mantenidos sino con un enorme deseo de arremangarse para construir un futuro para su familia. Es curioso, no ponían la plata en el banco, los migrantes, sino que ladrillos y terreno. La casa, primero, miraban hacia adelante, hacia la familia. Inversión de familia”, expresó Francisco en su intervención.

En otro pasaje de su mensaje indicó que en varias oportunidades se refirió a “la noble vocación del empresario que busca con creatividad producir riqueza y diversificar la producción, haciendo posible al mismo tiempo la generación de puestos de trabajo”, y en ese punto destacó: “No me cansaré de referirme a la dignidad del trabajo, lo que da dignidad es el trabajo. El que no tiene trabajo siente que le falta algo, la dignidad que da el trabajo, que unge de dignidad”, enfatizó.

“El trabajo expresa y fomenta la dignidad del ser humano. Le permite desarrollar las capacidades que Dios le regaló. Le ayuda a tejer relaciones de intercambio y ayuda mutua. Le permite sentirse colaborador de Dios para cuidar y desarrollar este mundo. Le hace sentirse útil a la sociedad y solidario con sus seres queridos”, puntualizó el Papa.

Respecto de los planes sociales para personas sin trabajo o hundida en la pobreza, el pontífice subrayó que “los subsidios sólo son una ayuda provisoria”. “No se puede vivir de subsidios”, insistió.

Por eso, para el Papa “el gran objetivo es brindar fuentes de trabajo diversificadas que permitan a todos construir el futuro con el esfuerzo y con el ingenio”.