Avellaneda: Condena de 20 años de prisión por asesinar a un policía que realizaba tareas de inteligencia

Leonardo Sarmiento tenía 40 años y fue asesinado durante un intento de robo.

Un joven fue condenado a 20 años de prisión por haber asesinado a un oficial de la policía bonaerense, al que atacaron a balazos junto a otros cuatro cómplices en octubre de 2018 en el partido de Avellaneda durante un asalto en momentos en que estaba realizando tareas de inteligencia en el marco de una investigación.

La sentencia por mayoría del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 6 de Lomas de Zamora recayó sobre Ezequiel Miguel Casas (22) por el delito de “homicidio en ocasión de robo” del subteniente Leonardo Sarmiento (40).

Fuentes judiciales informaron a Télam que la fiscal Olga Marina Rocovich había solicitado durante su alegato que sea condenado a prisión perpetua por un “homicidio criminis causa”. En tanto, la defensa requirió la absolución y, subsidiariamente, que sea encuadrado como un crimen en el marco de un asalto, lo cual fue confirmado por la mayoría de los jueces.

La fiscalía estudiará si en los próximos días apela ante el Tribunal de Casación Penal la decisión del TOC 6.

Durante el juicio oral, los jueces dieron por acreditado que el crimen de Sarmiento ocurrió alrededor de las 13 del 31 de octubre de 2018, en el cruce de las calles Ricardo Gutiérrez y French, a pocas cuadras de Villa Tranquila, partido de Avellaneda, en la zona sur del conurbano.

La víctima, quien prestaba servicios en la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) Avellaneda-Lanús, estaba de civil junto a una compañera realizando tareas de manera encubierta en el proceso de una causa por abuso sexual. En ese momento, al menos cinco delincuentes armados los sorprendieron con fines de robo.

Según las fuentes, los asaltantes los amenazaron y a la mujer le sustrajeron su arma reglamentaria, tras lo cual el subteniente Sarmiento recibió un disparo en el tórax cuando quiso impedir el robo. El efectivo cayó al piso gravemente herido y su compañera, la oficial inspector Magalí Delgado, que resultó ilesa, lo acompañó en un auto particular al hospital Fiorito, donde llegó muerto a raíz de las lesiones sufridas.

En su momento, el jefe de guardia de ese centro asistencial, Edgardo Di Chiaro, dijo a la prensa que Sarmiento “llegó muerto con una herida en el tórax, en el paraesternal izquierdo, con orificio de entrada y de salida”.

Tras el crimen del subteniente que vivía en la ciudad bonaerense de La Plata, los ladrones huyeron y tiempo después Casas, el único mayor de edad, fue detenido por la Policía.

La principal hipótesis siempre fue que se trató de un robo ocasional y voceros policiales aclararon que Sarmiento no llevaba colocado chaleco antibalas porque justamente intentaba pasar desapercibido mientras realizaba tareas de inteligencia en la zona.