Alberto Fernández viaja para la asunción de Lula

Emprende mañana su viaje al vecino país.

El presidente Alberto Fernández viajará mañana a Brasil para participar de la asunción de Lula da Silva a la primera magistratura de ese país, en lo que constituirá uno de los puntos centrales de la agenda internacional del Gobierno nacional para 2023, no sólo por el impacto que tendrá en la estratégica relación bilateral la llegada del líder del Partido de los Trabajadores (PT) al Palacio presidencial del Planalto por tercera vez, sino también por su gravitación en el futuro de la integración regional.

El vuelo que trasladará al Presidente y su comitiva rumbo Brasilia partirá a las 9.30 desde el sector militar del Aeroparque Jorge Newbery, de la Ciudad de Buenos Aires, informaron a Télam fuentes oficiales.

Hasta el momento -según se indicó- Fernández, quien retornará ese mismo día a Buenos Aires, viajaría solo acompañado por el canciller, Santiago Cafiero, aunque no se descarta que algún otro funcionario nacional se sume a la delegación.

Según lo previsto, el Jefe de Estado y el canciller llegarán cerca del mediodía al Aeropuerto Internacional Presidente Juscelino Kubitschek de Brasilia, donde serán recibidos por el embajador Daniel Scioli, quien pondrá la sede de la embajada argentina a disposición de la comitiva presidencial.

La asunción de Lula -que será presenciada por delegaciones de unos 120 países y 17 jefes de Estado- tendrá inicio a las 15, con la ceremonia de jura en el Congreso nacional.

Luego, Lula y su vicepresidente, Geraldo Alckmin, se trasladarán hacia el Palacio del Planalto para el cambio de mando y la entrega la banda presidencial.

Tras la jura de ministros, Lula realizará el protocolar saludo a las delegaciones extranjeras para más tarde ofrecer la tradicional recepción de honor a los jefes de estado presentes en la asunción.

La llegada por tercera vez del líder del PT al Planalto (sede del Gobierno Federal brasileño) constituye uno de los platos fuertes de la agenda internacional 2023 de Fernández, que continuará con la Cumbre de Jefes de Estado de la Celac (el 24 de enero en Buenos Aires) y que tendrá como rasgo excluyente el regreso de Brasil al bloque (de donde fue excluido por decisión del ultraderechista Jair Bolsonaro) con la presencia de Lula.

“La llegada de Lula puede ayudar en volver a unir al continente, donde la globalización está en tela de juicio y adquiere otro significado. En la Celac faltaba la presencia de Brasil”, declaró días atrás Fernández, a cargo de la Presidencia Pro Témpore (PPT) de ese mecanismo regional.

Además, en un encuentro con periodistas que cubren la agenda exterior del Gobierno, Cafiero declaró que la presencia de Da Silva en esa cumbre “es todo un símbolo y un símbolo de lo que se logró en términos de agenda internacional”.