Un mural por Nicolás Vázquez

A seis años del asesinato, la familia realizará este sábado un mural en su honor mientras espera la llegada del juicio.

Nicolás Vázquez, asesinado en 2013

Nicolás Vázquez tenía 18 años cuando fue baleado en Lanús el 25 de septiembre de 2013. A seis años del crimen, su familia y amigos realizarán este sábado un mural en su memoria para recordarlo y reiterar el reclamo de justicia mientras espera la llegada del juicio.

“Es una jornada muy complicada, con mucho dolor, estas fechas pegan fuerte, pero hay que seguir, es lo que nos tocó”, aseguró la hermana de la víctima, Anahí Vázquez, respecto del sexto aniversario de la muerte de Nicolás.  

La causa por el crimen de Vázquez fue elevada a juicio en agosto de este año luego de que el acusado, Héctor Amarilla, fuera apresado en febrero tras haber estado varios años prófugo. Aunque el tribunal ya fue sorteado, aún no hay fecha para el proceso. “Creímos que podía salir para septiembre o noviembre pero aún no hay noticias de nada, seguimos esperando”, advirtió la mujer. 

La convocatoria para acompañar la pintada del mural es el próximo sábado a partir de las 17. “Vamos a hacer una jornada cortita, pero siempre teniendo a Nico presente para que esto no quede en el olvido”, apuntó Anahí, en diálogo con Info Región. El mural se realizará en el “Club la amistad”, ubicado en Aconcagua y Héroes de Malvinas, de Lanús.

El hecho

Nicolás Vázquez (18) ingresó el 25 de septiembre de 2013 a un local de indumentaria deportiva ubicado en 9 de Julio y Oncativo, Lanús, se probó ropa y salió sin comprar nada. Al salir, fue perseguido por el acusado Héctor Amarilla. A las dos cuadras Nicolás se detuvo y le mostró que no tenía ninguna prenda robada.

Uno de los testigos declaró que Amarilla le disparó. El cuerpo de Nicolás fue encontrado con un disparo en el cuello.

El policía argumentó desde un primer momento que se trató de un enfrentamiento, pero la familia insiste con que fue un caso más de “gatillo fácil”, porque las cámaras de seguridad muestran que Nicolás Vázquez estaba desarmado. En esa época Amarilla era el jefe de la comisaría 2 de Lanús y, según los voceros, se autolesionó de un disparo en una pierna para simular que había mantenido un tiroteo con el joven al que había matado.

Tras estar varios años prófugo, en los que se ofreció una recompensa para quien aporte datos sobre él, fue detenido en febrero. Los investigadores sabían que el ex comisario había huido a Paraguay, aunque tomaron conocimiento de que una de sus hijas tuvo un hijo y existía la posibilidad que regresara al país a conocerlo. Por tal motivo, se montó una vigilancia en los lugares donde vive su familia y así -el 3 de febrero- se logró localizarlo y detenerlo.

Previo Incendio en una ferretería de Claypole
Siguiente Se demora la puesta en funcionamiento de las líneas 165 y 112