Caso Anahí Benítez: Según peritos, Villalba “no está en condiciones de ser sometido a juicio”

Lo expresaron durante la segunda audiencia en el Tribunal Oral en lo Criminal 7 de Lomas. “Es esquizofrénico y no se encuentra con capacidad de afrontar el proceso”, indicaron.

Este jueves se llevó a cabo la segunda audiencia del juicio por el crimen de Anahí Benítez en el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 7 de Lomas de Zamora. En la misma se presentaron a declarar cuatro peritos psiquiátricos que entrevistaron a los acusados Marcelo Villalba y Marcos Bazán en los últimos dos años. Confirmaron que el primero sufre esquizofrenia y que a raíz de su enfermedad “tiene una personalidad psicótica que no le permite afrontar el proceso, es riesgoso para él y para terceros”. 

La exposición de los peritos se debió a que en la primera jornada del proceso en el TOC 7, la defensa de Villalba presentó un informe médico que establecía que no estaba en condiciones de afrontar el juicio a causa por su enfermedad. 

Por este motivo, este jueves declararon cuatro peritos y luego de exponer sus criterios concluyeron en que Villalba “tiene una personalidad psicótica que no le permite afrontar el proceso”. 

Villalba está acusado de “robo, abuso sexual agravado por acceso carnal, privación ilegal de la libertad agravado y homicidio agravado por alevosía criminis causa por mediar violencia de género”. Bazán, en tanto, está imputado por los delitos de “privación ilegal de la libertad agravado y homicidio agravado por alevosía y por mediar violencia de género”.

Los peritos hicieron distintas exposiciones en las que plantearon que Villalba “tiene una personalidad psicótica, provocada por la esquizofrenia, que se desarrolló previo a la causa que se le imputa”. “No comprende los cargos que se le atribuyen”, coincidieron.

“Ante la confrontación directa del hecho, activa una defensa psicótica de delirio místico y se disocia de la realidad”, describió el perito psiquiátrico Walter José Tarragona. 

Conclusión

Luego de las cuatro declaraciones, el Tribunal llamó a un cuarto intermedio para que los peritos unificaran los criterios y armaran una conclusión. Allí resolvieron que Villalba “no se encuentra con capacidad para estar en proceso, participar de su legítima defensa y ser sometido a juicio”. “Puede entender lo está bien y lo que está mal, pero no puede comprenderlo, no puede interiorizarlo, no interioriza ni las normas ni los valores de lo que implica una determinada acción”, apuntaron. 

Por su parte, la querella a cargo de Guillermo Bernard Krizan y la fiscalía a cargo de Hugo Carrión, se opusieron a la resolución de los peritos y alegaron que “toda persona tiene el derecho de estar presente durante su acusación”.

Tras la audiencia, Info Región, dialogó con Bernard Krizan quien indicó que hay que esperar a la resolución del Tribunal. “Veremos que ocurre, pero si finalmente se decide que Villalba no participe, se suspenderá su juicio y continuaremos con Bazán”, precisó.

El Tribunal llamó a un nuevo cuarto intermedio para deliberar lo expuesto en la jornada y citó a las partes para el viernes a las 11, en donde dará a conocer su decisión.

EL CASO

Anahí Benítez salió el 29 de julio de 2017, por la tarde, de su casa en dirección al parque Eva Perón de Lomas de Zamora, pero las imágenes captadas por las cámaras de seguridad municipales y privadas determinaron que nunca llegó a destino. La señal de su teléfono celular se perdió en el Cruce de Lomas, motivo por el que la lupa se puso sobre este espacio verde.

Comenzó la búsqueda, con georradares y perros, y se vio interrumpida por el hallazgo del cuerpo de un hombre de unos 50 años. Se reanudaron los operativos y finalmente, el 4 de agosto dieron con el cuerpo de Anahí. Estaba semienterrado y según la autopsia, presentaba signos de abuso sexual. La joven murió por asfixia y el crimen se habría perpetrado unas 24 ó 48 horas previas al hallazgo.

En un principio, un cuaderno de Anahí hizo que las miradas apuntaran a un profesor del ENAM, pero fue liberado por “falta de mérito”. La investigación continuó y se concretó la detención de Bazán, luego de que un perro rastreador marcara que en el galpón de la casa del sospechoso había rastros de Anahí. La vivienda está al lado de la estación Santa Catalina del ferrocarril Roca, dentro de la reserva natural y a 300 metros de donde apareció el cuerpo de la chica.

La segunda detención se concretó a partir de un giro en la investigación, por la reactivación del celular. El aparato estaba en manos de un joven de 17 años, quien advirtió que fue su padre quien se lo había obsequiado. La Policía fue de inmediato a la vivienda de este hombre, Villaba, quien fue apresado por “encubrimiento agravado” pero con el correr de las horas la carátula cambió a homicidio y abuso sexual.

Previo Paritaria docente: Comenzó la discusión técnica y el 26 se debatirá el salario
Siguiente Tiroteo y muerte en Lanús