Monge: “No hablé con nadie que estuviera en el día a día con nosotros”

El lateral quedó en libertad de acción luego de no renovar su vínculo con Los Andes y apuntó a “sostener la calma” para resolver su futuro, en un panorama de crisis de fútbol argentino.

Foto: Prensa Los Andes.

Luis Monge es uno de los profesionales que no renovará con Los Andes luego del recorte en el plantel anunciado por la dirigencia en los últimos días. El lateral deberá resolver su continuidad laboral, ya que fue excluido de los planes de Germán Cavalieri, tras ser uno de los futbolistas con mayor continuidad en el último periodo dentro de las canchas.

En ese sentido, el lateral desarrolló como recibió la noticia y de qué forma se la comunicaron desde la institución de Lomas de Zamora: “Sorprendió por un lado, pero también era consciente que habían llamado a algunos compañeros y conmigo no se habían comunicado. No hablé con nadie que estuviera en el día a día con nosotros. No se comunicó ni el técnico, ni los dirigentes. Hubiese estado bueno que lo hagan”.

La salida

Monge mantuvo un ciclo con la camiseta del Milrayitas que inició a mediados del 2019 y fue de menor a mayor. Disputó 24 partidos (22 como titular) y evidenció buenos rendimientos en su llegada, pero las lesiones le quitaron continuidad, asimismo logró recuperar el lateral derecho en las últimas actuaciones del corriente año.

“Hay que ser autocrítico y entender que no se cumplieron los objetivos grupales, no fue un gran ciclo en Los Andes. Dentro de lo positivo tuve continuidad, mantuve buenos rendimientos pero no se puede gustarle a todo el mundo y tal vez tienen otras opciones dentro de su visión para el nuevo plantel”, evaluó, en charla con Info Región.

Por otra parte, aseguró que mantiene “diálogo constante” con el resto de sus compañeros, al mismo tiempo explicó que “el club tiene una deuda muy grande” por lo que sigue atento a la situación.

Futuro provisorio

El fútbol argentino transita grandes problemas a partir de la falta de actividad oficial y la ausencia de ingresos importantes. Los clubes recortan sus presupuestos y muchos futbolistas pierden su fuente de trabajo, al menos hasta que regrese la práctica formal.

Con ese horizonte, Monge reconoció: “Pensé en hacer otra cosa también para ocupar la cabeza, más allá de la situación económica. Con este contexto todo el tiempo te estas martirizando si te llama un club o no. Es algo que evalúo con la familia lo de buscar otra cosa momentáneamente”.