El mensaje del Papa por la muerte de Hebe de Bonafini

Francisco destaca la incansable lucha y el trabajo para que "el olvido no se apodere de las calles y de la historia".

El papa Francisco le envió una carta a la Asociación Madres de Plaza de Mayo por la muerte de la presidenta de esa entidad, Hebe de Bonafini, y expresó que quiere estar “cerca de todas las personas que lloran su partida”.

En la misiva, fechada ayer y difundida hoy por la organización, el Sumo Pontífice dice que acompaña “con la oración, pidiéndole al Señor que le regale el descanso eterno y no permita que se pierda todo el bien realizado”.

Destaca que “supo transformar su vida marcada por la desaparición de sus hijos” y la “incansable búsqueda por la defensa de los derechos humanos”. “Marchó para que el olvido no se apodere de las calles y la historia”, se destaca en otro tramo de la misiva.

La carta

Queridas Madres, en este momento de dolor por la muerte de Hebe de Bonafini, madre de la plaza, quiero estar cerca de Ustedes y de todas las personas que lloran su partida. Supo transformar su vida, como Ustedes, marcada por el dolor de sus hijos e hijas desaparecidos en una búsqueda incansable por la defensa de los derechos de los más marginados e invisibilizados. Recuerdo, en el encuentro que tuvimos en el Vaticano, la pasión que me transmitía por querer darle voz a quiénes no la tenían.

Su valentía y coraje, en momentos donde imperaba el silencio impulsó y después mantuvo viva la búsqueda por la verdad, la memoria y la justicia. Una búsqueda que la llevó semanalmente a marchar para que el olvido no se apoderase de las calles y de la historia y, el compromiso con el otro, fuera la mejor palabra y antídoto contra las atrocidades que se padecieron.

En esta, su última marcha, la acompañamos con la oración pidiéndole al Señor que le regale el descanso eterno y no permita que se pierda todo el bien realizado; y, a Ustedes, las conforte y acompañe para seguir siendo las Madres de la Memoria.

Rezo por Ustedes; por favor, no se olviden de rezar por mí. Que Jesús la bendiga y la Virgen Santa las cuide.

Fraternalmente.

Francisco

DESPEDIDA DE HEBE DE BONAFINI

“Una mujer común, que lava platos y cocina, no soy nada del otro mundo. Por todo eso, no me hagan otra cosa que esto que soy. No me gustaría. El día que me muera no tienen que llorar, tienen que bailar, tienen que cantar, hacer una fiesta en la Plaza, porque hice lo que quise, dije lo que quise y pelee con todo“, indicó Hebe de Bonafini.

La frase fue recordada en el video que Madres de Plaza de Mayo difundió en sus redes sociales como parte de la convocatoria para despedir este próximo jueves a la titular del organismo de derechos humanos, en el marco de la habitual marcha semanal, donde se estima que habrá una concentración multitudinaria.

Este domingo se realizó una ceremonia íntima de despedida que fue organizada por su hija, Alejandra Bonafini. En tanto, el jueves se realizará la marcha habitual de Madres de Plaza de Mayo, donde se cumplirá con todo lo que la dirigente de la organización pidió para el día de su fallecimiento.

duelo nacional

Los restos de Bonafini descansarán en Plaza de Mayo, al igual que Azucena Villaflor de Vicenti, la primera Madre, cuyas cenizas permanecen enterradas en la base de la Pirámide de Mayo, el mismo sitio donde hace 45 años las mujeres de pañuelo blanco comenzaron una lucha por los derechos humanos contra el terrorismo de Estado.

LA LUCHA

El 30 de abril de 1977, en pleno auge de la dictadura cívico militar, un grupo de mujeres encabezadas por Villaflor de Vicenti se concentraron por primera vez en el centro de la Plaza de Mayo y desde entonces jamás dejaron de hacerlo.

Durante la cuarentena de Covid-19, las Madres realizaron su habitual marcha de los jueves de manera virtual hasta el 1 de septiembre de este año, que retomaron los encuentros en el centro porteño.

hebe de bonafini

LA SALUD

Antes de retomar las marchas presenciales, el último jueves de agosto se despidieron las cenizas de Rosita de Camarotti, integrante del organismo que falleció en el tiempo en el que las Madres no fueron a la Plaza de Mayo, dejándonlas en el cantero que rodea a la pirámide de Mayo, como se ha hecho históricamente con las referentes de la agrupación.

Bonafini había estado internada en octubre pasado para hacerse una serie de chequeos, el 13 de octubre fue dada de alta y poco después, el 10 de noviembre, volvió a participar de las marchas de las Madres frente a la Casa Rosada.

Allí pidió “hacer una pueblada para sacar a todos estos jueces de mierda”, al referirse a los ministros de la Corte Suprema de Justicia. Pero en los últimos días debió ser internada nuevamente por complicaciones en su salud, situación que fue mantenida bajo estricta reserva por sus allegados.