Arranca el reparto de la Tarjeta Alimentar en el Conurbano

Este lunes se distribuirán en Almirante Brown, Avellaneda, La Matanza, Hurlingham, Morón, San Fernando y San Martín.

El Plan Argentina contra el Hambre llegará a la provincia de Buenos Aires, donde está previsto el reparto de 557.000 tarjetas Alimentar e inyectar a la economía local 2.830 millones de pesos mensuales, en un esquema escalonado que tendrá su punto de inicio esta lunes en siete municipios del Conurbano.

Un total de 124.100 tarjetas serán repartidas en Almirante Brown (24.500), Avellaneda (9.300), Hurlingham (5.000), Morón (5.900), San Fernando (5.000), San Martín (11.400) y La Matanza (63.000), algunos de los partidos más afectados por la crisis social, en el marco de un proyecto nacional que insumirá una inversión anual de “por lo menos 60.000 millones de pesos”.

La tarjeta, que será entregada a los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH), embarazadas y personas con discapacidades, constituye una herramienta que permite a las familias endeudadas comprar alimentos, sin que el sistema bancario absorba los cuatro o seis mil pesos que recibirán mensualmente.

El ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, y el intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, participarán desde la Universidad Nacional de La Matanza, en San Justo, hasta el partido de Almirante Brown de la puesta en marcha del operativo.

Cronograma

El cronograma de entrega de tarjetas continuará la última semana de enero en Lomas de Zamora, Merlo, San Miguel, Malvinas Argentinas y Quilmes, detallaron fuentes del Ministerio de Desarrollo.

Los primeros días de febrero será el turno para Lanús, Esteban Echeverría, Ituzaingó, Moreno, Tres de Febrero, José C. Paz, Florencio Varela y Tigre.

A partir del 10 de febrero el plan desembarcará en San Isidro, Vicente López, Ezeiza y Berazategui y, de esta forma, serán 24 los municipios bonaerenses que ya dispondrán de la Tarjeta Alimentar en un lapso de 4 semanas.

Previo Della Picca: "Nuestro sueño es ascender"
Siguiente Se negaron a declarar los rugbiers detenidos