Cervecerías recurren al delivery para achicar las deudas y evitar su cierre

A la espera de la reapertura, los dueños se vieron obligados a apostar por los envíos para pagar los sueldos y que a futuro no se “genere una situación económica que sea terminal y definitiva”.

Los diferentes locales gastronómicos de toda la Argentina cerraron sus puertas hace más de un mes con la esperanza de que el aislamiento social preventivo y obligatorio por la pandemia de coronavirus llegue a su fin lo antes posible. Sin embargo, la cuarentena se extiende y las deudas se agrandan.

Tal es el caso de ‘The Brother Hood’, una de las cervecerías más reconocidas de Esteban Echeverría. Lucas Fabbiani, dueño del lugar, afirmó que optó por “cuidar la salud” de su equipo de trabajo y sus clientes y cerró el local días antes de que el Gobierno decrete el aislamiento. “Desde un principio, nos pareció la mejor opción. Tratamos de aportar desde nuestro lugar a la cuarentena”, explicó.

En diálogo con Info Región, el empresario MiPyME contó que pudieron “sostener esta decisión durante el primer mes de cuarentena” ya que “a partir de ese momento, la situación económica” los obligó a comenzar “con el sistema de delivery”, algo que nunca habían implementado previo a la pandemia.

“La situación para nosotros en particular y para el rubro en general, está por demás complicada, especialmente en el aspecto económico. Hace diez días comenzamos con esto y, con lo recaudado, cubrimos sueldos, vamos achicando deudas y pagando servicios, ya que por el momento no pudimos acceder a ninguna ayuda del Estado”, subrayó. Y agregó: “Cada vez somos más los gastronómicos que optamos por emprender este modo de trabajo, por lo tanto, nuestra única opción es apuntar a diferenciarnos y perfeccionar el servicio brindado”.

Respecto al delivery, Fabbiani comentó que varios dueños de locales prefieren no meterse en ninguna aplicación de pedidos ya que recibieron “muchas quejas de colegas en cuanto a su funcionamiento”. Es por eso que, en el caso de The Brother Hood, “el delivery es propio”. “Lo hacemos directamente nosotros, los dueños, ya que es el puesto con mayor exposición al contagio y nos pareció apropiado tomar esa responsabilidad”, recalcó.

La situación económica

“Como para todos, es bastante desfavorable”, señaló el dueño de la cervecería a este medio. Además de abrir la posibilidad del delivery, tuvieron que “reacomodar las jornada de todos los empleados para no poner en riesgo la continuidad del bar”. “Nuestro objetivo es garantizar el puesto de trabajo de cada uno tanto hoy como al finalizar la cuarentena”, comentó.

“Hoy son 4 empleados con los que contamos a diario. Buscamos que a futuro no nos genere una situación económica que sea terminal y definitiva. En principio, se evalúa el día a día. El análisis a futuro varía constantemente a toda escala con el correr de las horas. Todavía no tuvimos la necesidad analizar en ningún momento la posibilidad del cierre definitivo, como ya le pasó a muchos de nuestros colegas del rubro”, concluyó.